•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La doctora Gissell Patricia Ruiz McConnell tiene raíces norteñas. Su familia es originaria de Matagalpa, ciudad donde crecieron sus padres y abuelos, aunque ella siempre ha vivido en Managua.

Sus estudios secundarios los concluyó en el colegio Teresiano y luego estudió Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua.

Cuando llegó el turno de hacer su residencia en Ginecología y Obstetricia se trasladó al hospital Bertha Calderón y luego empacó maletas para viajar a España, donde realizó un máster en Reproducción Humana y también hizo un diplomado en Ecografía obstétrica y ginecológica.

¿Cómo descubrió su pasión por la medicina? 

Creo que más que pasión fue un sueño querer ser médico, pues en mi familia no había ninguno y en realidad no había nadie que me incentivara, pero desde siempre quise ser doctora, porque veía a los médicos como personas que sabían mucho y yo quería ser una de ellas. La verdadera vocación nace el día que siendo estudiante de medicina ves que a tus compañeros no les gusta ni estudiar ni ver pacientes y vos solo te preguntás el porqué si vos lo ves tan interesante y lindo. Este sentimiento a medida que escalás en la profesión va aumentando con el tiempo y nunca querés dejar de saber y aprender para dar respuesta y ayuda a tu paciente.

¿Por qué se especializó en ginecología?

Decidí ser ginecóloga porque la veía como una especialidad muy completa, ves a la embarazada y a su bebé, te fijás como meta que ambos salgan bien, y además tiene su parte quirúrgica que me encanta, además está la parte hormonal que siempre una buena menstruación o una paciente perimenopáusica agradecerán la ayuda. Y ahora que también estoy con problemas de fertilidad de pareja creo que es de las mayores satisfacciones que he podido tener cuando me dicen que se sienten felices que alguien les explique qué es lo que pasa y les den una esperanza. 

¿Ha enfrentado situaciones difíciles en su carrera?

Lo más difícil siempre es el día que se muere un paciente, gracias a Dios en esta especialidad no ocurre frecuentemente, pero recuerdo en una ocasión de residente que operé a una paciente de una histerectomía y la operación fue exitosa, pero en 24 horas presentó un tromboembolismo pulmonar y falleció, es decir, un coágulo se le fue a la circulación pulmonar, a pesar de todas las medidas que se le hacen a los pacientes con cirugías pélvicas, ella lo presentó y para mí fue muy difícil saber que mi paciente que había operado en 24 horas falleciera. Quería llorar con los familiares.

¿Qué metas tiene como profesional?

Mis metas profesionales son hacer crecer mi consultorio y llegar a tener un laboratorio de fertilidad para ofrecer mis propios servicios de inseminación y fertilización in vitro, y así no tener que alquilar estos servicios a otros, lo que se traducirá en ofrecer mejores precios a las parejas.

¿Tiene hijos?

Aún no tengo hijos ,pero están en planes a corto plazo, creo que un hijo completa toda felicidad en la vida. ¿Cómo iré a hacer con mi trabajo? No lo sé, pero si todas pueden, yo también. 

¿Cuáles son sus pasatiempos predilectos?

Pasatiempo no tengo uno en especial con ver tele y descansar estoy conforme, pero me gusta mucho ir al cine. 

¿Si no hubiera estudiado medicina qué otra profesión hubiese elegido?

Si no fuera doctora no tengo ni idea de qué podría hacer, no me veo haciendo otra cosa, y como desde joven esa fue mi ilusión nunca me imaginé haciendo nada más. 

  • 31 años de edad tiene la doctora Ruiz.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus