•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hipo es un movimiento involuntario del diafragma, el músculo que se encuentra en la base de los pulmones. “Él desciende y sube cada vez que inhalamos y exhalamos para permitir la salida de aire de los pulmones”, dice Karla García, médico general, quien a la vez explica que cuando este procedimiento falla, la respiración cambia y provoca el hipo. De esta manera, ese espasmo conlleva el cierre de las cuerdas vocales, lo cual produce el sonido característico de este padecimiento (el hip – hip).

Entre algunas posibles causas del hipo, García señala que esta condición puede aparecer tras haber comido en exceso o muy rápido, al igual que por abusar del alcohol, consumir alimentos picantes o condimentados y en raros casos, por presentar algún estado de nerviosismo o excitación. Esta contracción espasmódica también se puede deber a una irritación del diafragma, un tipo de alteración del estómago, al recurrir a una cirugía abdominal o el padecimiento de cualquier enfermedad que irrite los nervios que controlan el diafragma.

¿Cómo detenerlo?

En el pasado las abuelas eran las que manejaban algunas recomendaciones sobre cómo ponerle un alto a este molesto padecimiento y las mismas aún siguen vigentes, tal como tomar un vaso con agua fría. Con el agua, el hipo se esfuma y podés hacer uso de ella en las siguientes formas: beber agua agachando el cuerpo hacia delante, beber agua rápidamente y en pequeños sorbos, hacer gárgaras o comer hielo picado. También la respiración es otra solución; para ello respirá repetidamente dentro de una bolsa de papel y luego contené la respiración. Por último, debés mantenerla mientras estirás los brazos, expresa García.

Otras alternativas que se pueden emplear es colocar debajo de la lengua una cucharadita de limón o una cucharadita de azúcar. También, hay quienes prueban con dar un susto cuando la persona está desprevenida, debido a que este sobresalto hace que la persona con hipo aumente súbitamente la liberación de una hormona llamada adrenalina que, entre centenas de otras acciones, actúa directamente en la contracción del diafragma. Asimismo, hay otros métodos que casi no se emplean, pero que de igual forma ayudan a controlarlo como doblar las rodillas y abrazar las piernas, comprimiendo el pecho; beber líquidos mientras se presiona la nariz y probar un poco de vinagre.

Por otro lado, los hipos que duran más de 48 horas deben ser investigados, porque su origen puede deberse algún problema médico como: Irritación de los nervios del diafragma, enfermedades del sistema nervioso central, alteraciones metabólicas o por reacciones a medicamentos. “Si el paciente tiene una infección de oído, el tratamiento es con antibióticos; si tiene niveles de sodio en la sangre muy bajos, la reposición de sodio hace que el hipo pare; si la causa es un medicamento, se debe suspender el medicamento y así se va diagnosticando conforme la causa”, finaliza la doctora.

  • 48 horas de hipo pueden significar que su causa se debe a un problema médico.
  • 1 recomendación para calmar el hipo es beber agua agachando el cuerpo hacia adelante.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus