•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La buena postura es un concepto tan complejo y  como variado. En la oficina, al manejar o estando en la casa, sea cual sea la actividad que realicemos a lo largo del día, debemos estar conscientes que tener una alineación correcta nos librará de dolores de espalda y cambios en la apariencia física, que se van notando con el tiempo si no se siguen ciertas recomendaciones como las que se explican a continuación.

1 Leer con la cabeza inclinada:
Si pasás todo el día con la cabeza gacha para ojear documentos o la pantalla de tu computadora se encuentra demasiado baja, la presión de tu cuello puede acumularse, de forma que cada pulgada que se proyecta hacia abajo coloca 10 libras de presión en este, ocasionando dolores de cabeza y dolor en la  parte baja de la espalda. La clave para mantener la buena postura mientras trabajás está en balancear tus actividades, asegurando que el monitor de tu computadora esté a 6 pulgadas por debajo de tu mirada, mientras que si estás leyendo en papel, tablet o tu celular, el objeto tiene que estar elevado a la distancia de tu mirada.

2 Levantar con tu espalda:
Más de un millón de trabajadores sufren de lesiones en la espalda anualmente, y tres de cada cuatro de estas lesiones ocurrieron mientras el empleado cargaba algún objeto, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. En caso de que trabajés con objetos pesados, en lugar de doblar tus rodillas mantén la espalda derecho y jala el objeto hacia vos, impúlsate con las  rodillas y levantá. En caso que tengás que bajar el objeto al piso, descende doblando las rodillas.

3 Alineación correcta:
Dependiendo el área en que trabajés, sentarte todo el día frente a una computadora es inevitable, y si no mantenés una postura encorvada comprimís tus costillas generando presión en el cuello y hombros. Es por eso que una vez que te levantas sentís dolor en el cuello, espalda baja y hombros. “Un gran error que la gente comete cuando están sentados es colocar todo su peso en su coxis”, dice Patrice Winter, vocera de la American Physical Therapy Association. La solución que recomienda la experta para evitar estos dolores es reduciendo la presión de tu columna al momento de sentarte, distribuyendo así el peso entre tus caderas y no en el coxis.

4 Distribuir el peso:
Un bolso sobrepasado a su capacidad puede ocasionarte hombros disparejos con el tiempo, aparte que provoca demasiada presión en tu espalda,  logrando que tus músculos trabajen de más. “Una mochila a la espalda, con un peso apropiado, es mejor que un bolso muy pesado cargado de un solo lado. Las bolsas al hombro estiran tus nervios, estiran tus músculos y generan mucho dolor”, comenta Winter. La solución está en tomar en cuenta la cantidad que estás cargando, ya que el peso no debe sobrepasar el 20% de tu peso corporal.

5 En el automóvil:
Los asientos acojinados pueden parecer cómodos, pero no son lo mejor para tu espalda, quien haya conducido por horas y horas puede confirmarlo, también aquel que haya recorrido distancias cortas con una mala postura. “Siempre debés sentarte activamente, con la parte central del cuerpo involucrada y tu columna alineada apropiadamente”,  indica Winter. Para sentarte derecho frente al volante tenés que asegurarte que tu asiento esté colocado en posición tal que podás alcanzar cómodamente los pedales mientras mantenés las rodillas al mismo nivel o más arriba que tus cadera.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus