•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para condimentar el arroz, las verduras y las carnes. La sal, la única roca comestible por el hombre es ese alimento funcional que nunca falta en la cocina, o en la comida que es útil para mantener la presión de la sangre, sin embargo, su consumo desmedido incrementa el riesgo de sufrir hipertensión, insuficiencia renal, osteoporosis y muchas otras enfermedades crónicas.

Fue por eso que la Food and Drug Administration recomendó limitar el consumo de sodio a 2,300 miligramos por día, lo que equivale a una cucharadita de sal. Sin embargo, el problema del exceso de sodio se encuentra en que la mayoría desconoce las fuentes ocultas que lo contienen, tales como los alimentos procesados o enlatados.

Esto se produce porque el cloruro de sodio, el principal componente de la sal común atrae y retiene el agua, lo que lleva a un volumen creciente de la sangre, haciendo que tu corazón trabaje más duro para mover la sangre a través del cuerpo.

Otro de los males que provoca es que entre más elevado sea su consumo habrá menor densidad de masa ósea, ya que el cuerpo incrementa la eliminación de calcio, provocando así, mayor riesgo de padecer osteoporosis, de acuerdo a un estudio publicado por la Journal of Human Hypertension.

La principal recomendación es llevar a cabo un consumo racionado de sal y en los niños evitar que se acostumbren a los alimentos salados siguiendo las recomendaciones de consumo diario, pues tampoco hay que alejarnos del todo de este alimento, que también procura nuestro bienestar, siempre y cuando atendamos las recomendaciones de su consumo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus