•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con 8 centímetros de longitud por 4 a 8 milímetros de diámetro, el apéndice es un órgano pequeño con forma de dedo que sobresale del intestino grueso, cerca del punto en el que este se une al intestino delgado o ciego. Hasta el momento, no se ha encontrado una función definida, pero se cree que tiene implicaciones en el sistema inmunológico, ya que forma parte del vestigio linfático, que es una red de ganglios conectados con vasos especiales que transportan la linfa, un líquido rico en glóbulos blancos que contribuye a que el agua y ciertas proteínas regresen al torrente sanguíneo, explica Alicia Torres, médico general.

Cuando el apéndice sufre una inflamación se desata un molesto dolor, el cual puede estar atribuido principalmente a una obstrucción, ya sea por materia fecal, algún cuerpo extraño y en raras ocasiones, por un tumor. Una vez que el apéndice es bloqueado, aparece un aumento de presión interna, problemas con el flujo sanguíneo e inflación. En pocas palabras, no llega la sangre suficiente y empieza a sufrir. Si el bloqueo no es diagnosticado a tiempo, puede morir el tejido, ocasionando una apendicitis complicada, pudiendo romperse y diseminar la infección hacia el abdomen, lo que se conoce como peritonitis.

Síntomas

Es necesario mencionar que el apéndice se sitúa en la zona derecha baja del abdomen y según menciona la doctora, de inicio, los síntomas son bastantes inespecíficos, el paciente puede sentir náuseas, vómitos y molestias abdominales en distintos puntos, siendo la principal queja en la boca del estómago o en la parte alta del abdomen; con el pasar de las horas la fiebre se suma también como síntoma. Ahora bien, si el apéndice se rompe, se tendrá un alivio de dolor por corto tiempo y una sensación de mejoría aunque el cuadro después empeora.

“El sentido común del paciente le hará indicar que no se trata de un dolor normal, por lo que se tiene que ver obligado a visitar a un médico”, señala Torres. A continuación, el médico se encargará de realizar un diagnóstico, para ello solicita estudios complementarios como pruebas de laboratorio y ecografía de abdomen, y en caso de dudas, la opción final es realizarse una tomografía computarizada.

El tratamiento de la apendicitis es quirúrgico para extirpar el órgano y puede realizarse de modo tradicional o por medio de laparoscopia. La vía laparoscópica es preferible en personas obesas y longevas; cuando el diagnóstico aún no es cien por ciento confirmado a la hora de la cirugía. Según registros, el mayor número de casos se da en pacientes entre edades de 10 y 29 años, sin importar sexo y teniendo cierta relación familiar. Con respecto a la recuperación, los primeros diez días después de la operación hay que cuidarse un poco con la dieta y la actividad física. Luego de tres meses, la persona puede volver a llevar una vida normal.

  • 10 a 29 años es el registro de casos en pacientes que sufren de apéndice.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus