•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde que se entra al consultorio de la doctora Eréndira Rizo Zeledón, Dermatóloga de la Unidad dermoestética en el hospital Salud Integral, una gran sonrisa acoge al paciente que tal vez llega afligido en busca de una solución para su enfermedad, pero que cuando la doctora le explica su condición y tratamiento, este sale con otro semblante que lo motiva a seguir con su cura. Ella es originaria de San Rafael del Norte, Jinotega y tiene 30 años de ser médico y 25 de ser especialista en el cuidado de la piel.

En su familia ella es el único médico y cuenta que siempre estuvo segura de su vocación. En los años ochenta, para cumplir su deseo, realizó el examen de admisión en la Universidad Autónoma de Nicaragua, en León. Rizo recuerda entre risas que tenía que elegir tres opciones, pero que en todas siempre sostuvo que lo que quería era Medicina.

¿Por qué decidió estudiar Medicina?

Me gustaba poder ayudar a la gente, curar, resolver sus problemas de salud. Cuando estaba pequeña, si miraba que alguien se hacía una herida, yo corría a atenderlo, no me daba miedo la sangre, me gustaba el hecho de servir y resolver. 

¿por qué se especializó en dermatología?

Quería seguir estudiando, en ese tiempo era difícil optar por una especialidad. Logré mi meta y desde el primer día que empecé a estudiar dermatología me convencí de que había tomado la mejor decisión. La elegí porque me llamaba la atención el cuidado de la piel y la importancia que esta tiene, pues refleja las emociones del cuerpo y de los sentimientos.

¿Algún dato curioso sobre la piel?

La piel es el órgano más grande del cuerpo y esta no puede ocultar lo que el ser humano está sintiendo, ya sea a nivel físico o interno. Por ejemplo, el desvelo se nota, las manchas pueden delatar algún signo de enfermedad, las tristezas y alegrías se evidencian en el rostro.

¿Cuál es el principal problema de dermatología en Nicaragua?

En cuanto a la salud pública, la lepra es una enfermedad que está abandonada. Los nicaragüenses creen que aquí no existe y sin embargo, hay sus casos. Entonces, para poder tratarla, los dermatólogos necesitamos el involucramiento del Gobierno y del Ministerio de Salud para poderla controlarla.

¿Qué consejos les brinda a sus pacientes?

Yo siempre le digo a mis pacientes: “Te voy a apoyar con mis conocimientos y experiencias, pero aquí el paciente sos vos”. Por lo tanto, la responsabilidad es compartida. Muchas veces el paciente cree que es uno el que le tiene que dar todo, pero él debe estar pendiente de sus medicamentos y de la secuencia de sus citas.

¿Qué cuidados básicos necesita nuestra piel? 

Yo recomiendo tres consejos básicos: higiene, hidratación y el uso de protector solar, estas prácticas previenen el cáncer y retrasan el envejecimiento.

¿Algún caso que le haya impactado?

A través de la Fundación Ortiz Gurdián, me pidieron que apoyara un caso de una niña de 20 años que padecía de un cáncer de mama y a consecuencia del medicamento, la joven desarrolló un acné fulminan, que es la expresión más agresiva del acné. Lo que me reconfortó es que con el tratamiento pude sanarla y verla sonreír.

¿Qué proyectos tiene para el futuro?

Trabajar. Fui la pionera en tecnología láser en el país, en equipos de microdermasión y mi objetivo es seguir incursionando en la tecnología estética.

Una mujer positiva

Eréndira Rizo Zeledón
Dermatologa
Edad: 55 años
Origen: San Rafael del Norte, Jinotega

Se define como una mujer luchadora, positiva e incansable. Dice que siempre contagia a sus pacientes de optimismo, a la vez que busca aconsejar a sus pacientes en el cuido de la piel. “Siempre tenés que ser positiva, porque hay muchas personas que dicen no puedo”. Hay que levantarse y decidirse a hacer las cosas. La doctora atiende en la clínica de Unidad Dermoestética ubicada en el hospital Salud integral y puede contactarse con ella al teléfono: 8881-5754.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus