•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las nuevas tecnologías y otras no tan nuevas traen unas obsesiones un tanto extrañas. Una de ellas es la adicción al celular, conocida como nomofobia cuyo término es una abreviatura del inglés “no mobile-phone phobia” o fobia a estar sin tu celular.

Cerca del 56 % de los usuarios que utilizan celulares cuenta con este padecimiento alrededor del mundo. Los síntomas más comunes comprenden falta de aire, desórdenes alimenticios, hormigueo en las manos o sensación de amenaza.

De acuerdo a los expertos, esta ansiedad se debe a que las personas que lo padecen se sienten amenazadas, inseguras, vacías o como si estuvieran desnudas, además que la falta del celular les provoca falta de concentración, irritabilidad, lo que puede afectar tanto su vida en pareja como profesional. 

Los estudiosos también han determinado que aquellos que crecieron con el celular, es decir, de los años 90 en adelanto los más afectados al miedo a quedarse sin el aparato, “a menor edad mayor nomofobia y a mayor edad menor nomofobia”, es decir entre más grande menos adicción al celular se tiene.

Al parecer este trastorno llegó para quedarse, si pensás que es posible que el uso de tu celular no sea del todo saludable existen aplicaciones como Checky para Android, que te permiten saber cuántas veces al día revisás la pantalla de tu smartphone, y opciones más avanzadas como RescueTime que te dirán en qué aplicaciones estás invirtiendo tu tiempo. 

Como la nomofobia también es una clara señal de carencia en la vida de una persona, podrías considerar una terapia psicológica, para así determinar la raíz del problema y comenzar a buscarle solución. Aunque podrías optar por ejercicios sencillos, por ejemplo, apagar el teléfono por las noches o al menos dejarlo de lado por algunos instantes. Es cuestión de práctica y de perseverancia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus