María Joaquina Sánchez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Posiblemente hayas oído hablar de la enfermedad de la sarna, aunque la mayoría de las personas no saben con certeza de qué se trata y hasta la asocian con la sarna que sufren los perros, siendo ambas condiciones de infestación distintas para cada especie. Pero, para aclarar un poco sobre en qué consiste esta enfermedad, la doctora Eréndira Rizo, dermatóloga de la Unidad Dermoestética del hospital Salud Integral; expresa que la sarna es una enfermedad de la piel ocasionada por el ácaro de la sarna (sarcoptes scabieivar); mismo que se introduce debajo de la piel, donde cava diminutos túneles en forma de surcos y en los que la hembra parásito deposita sus huevos.

A cualquiera le puede dar  sarna. Esta enfermedad se transmite por contacto físico. No anda viendo estratos sociales". Eréndira Rizo, Dermatóloga.

Transmisión

Los ácaros de la sarna son bichos muy diminutos que solo pueden ser vistos a través de microscopios. Según la dermatóloga, para que los huevos eclosionen y se conviertan en parásitos adultos, estos se tardan unos 10 días. En cuanto al contagio, el ácaro de la sarna se transfiere por el contacto directo de piel con piel, o bien, por el contagio indirecto a través de la ropa interior o de la cama, cuyo caso puede ocurrir solo si dichas prendas han sido contaminadas por personas infestadas que luego las hayan usado personas sanas. La sarna también puede transmitirse durante el contacto sexual.

Asimismo, la experta agrega que raramente se encuentra sarna en el cuello o en la cara y manifiesta: “A cualquiera le puede dar la sarna. Tener sarna no quiere decir que la persona sea desaseada o que no se lave bien, porque esta enfermedad se propaga con facilidad en la temporada de verano, cuando el polvo y el viento favorecen su aparición. En lo que respecta a los síntomas, el más sentido es la intensa picazón que suele aparecer por las noches. Ahora bien, el rascarse con las uñas provoca que la persona lastime su piel, dando lugar a erupciones cutáneas en forma de llagas".

La erupción y el picor pueden persistir hasta dos semanas después de terminar el tratamiento. Si los síntomas persisten más de 3 meses, puede ser por resistencia al tratamiento. En ocasiones, el tratamiento resulta, pero el paciente empeora por desarrollar una dermatitis de contacto al medicamento o una sensibilidad a otros parásitos domésticos.

Tratamiento

Las zonas más afectadas del cuerpo por la sarna son: las partes íntimas, las muñecas, los espacios entre los dedos, los muslos y alrededor del ombligo. De acuerdo con Rizo, para tratar esta enfermedad, se pueden utilizar lociones para la piel que contengan permetrina, lindano o crotamitón, recetadas por un médico. Estas lociones se aplican en todo el cuerpo, salvo en la cabeza y el cuello. En ocasiones, la picazón puede persistir, lo cual no debe interpretarse como una falla del tratamiento ni como una nueva infección. 

Prevención

Las personas que hayan tenido contacto con la piel de una persona infectada (incluidos familiares, compañeros de habitación, prestadores de salud directa y parejas sexuales) también deberán recibir tratamiento para descartar las posibilidades del contagio. De igual forma, la ropa, las sábanas y las toallas se deben lavar después de que haya pasado el tratamiento, porque los bichitos pueden vivir en ellas. Por otro lado, hay que abstenerse de tener contacto íntimo hasta que el tratamiento haya concluido. El tratamiento dura dos semanas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus