•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde la primera hebra de la cabeza hasta el último dedo del pie, todas las  embarazadas están conscientes que sufren cambios. Por ejemplo, es en este período cuando hay más ácido en la boca,  riesgos de sufrir gingivitis, halitosis  y caries, por eso hay que estar más precavido con la higiene dental.

En promedio, la gingivitis es la condición clínica más frecuente, apareciendo entre el 60-75% de las embarazadas, según una investigación publicada por el odontólogo Juan Carlos Llodra, autor de la guía práctica “Salud oral y embarazo”. En ella, el experto detalla que esta inflamación en las encías ocurre generalmente  entre el tercero y octavo mes de embarazo y suele desaparecer después del parto.

La frecuencia de la gingivitis durante del embarazo ocurre porque los niveles elevados de hormonas acentúan la reacción de las encías ante los agentes irritantes de la placa, aunque no todo es culpa de las hormonas, sino más bien de un mal cuidado dental antes y durante  la gestación.

Es el mismo autor de la guía práctica, quien  dice que “la madre es  la mayor “donante” en la transmisión de caries, como lo demuestran los estudios de genética bacteriana en los que se encuentra asociación de la información genética entre madres e hijos en más del 70% de los casos”.

Al inicio del embarazo, las mujeres pueden sufrir vómitos y náuseas, algo muy habitual, pero cuando esta escena se repite con frecuencia se corre el riesgo de sufrir una mayor erosión de la caries y placa dental, producidos por el mismo cambio en el pH de la saliva, los vómitos y cambios en la dieta. Ya en el tercer trimestre de gestación puede aumentar estos problemas a causa  de que la saliva llega a la boca con mayor acidez.

La mayoría de los odontólogos coincide que los fármacos para los tratamientos dentales pueden usarse sin mayores problemas, sin embargo, se debe evitar  los blanqueadores dentales, ya que contienen peróxido de hidrógeno, al mismo tiempo que deben evitar las bebidas y alimentos azucarados.

“Siempre que ingerimos este tipo de comidas se hace más obligatorio aún efectuar un cepillado dental minucioso. Las mujeres embarazadas, y la población en general, deben suprimir los alimentos ligeros entre horas si no disponen de pastas y cepillos de dientes en esos momentos caprichosos”, aconseja la odontóloga Blanca Jiménez a EFE Salud.  

Como no podés controlar esos cambios hormonales de tu embarazo, debés mantener la calidad y cantidad de tu cepillado e ir al dentista para que te diga cuáles son las recomendaciones a seguir según tu caso.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus