Paula Andrea Arce de Chamorro
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los niños con “mañas” tienen pocas opciones de comida, sus gustos son inusuales y es más lo que NO comen que lo que comen. La variedad de comida es limitada,  no combinan alimentos o las combinaciones deben ser precisas, comen siempre de la misma manera, aceptan lo de casa pero el mismo alimento fuera de ella no lo ingieren y muchos consumen solo ciertas marcas, algunas preparaciones o formas de presentación de la comida . En los últimos años “las mañas” son mayores  generándose incluso alteraciones metabólicas (alteraciones del colesterol, triglicéridos, grasa hepática) físicas como la obesidad  y hasta sicológicas por esta causa.

Estas “mañas” afectan la vida familiar, pues la disparidad de gustos y costumbres entre los integrantes de la familia genera a veces un campo de batalla y por otro lado existe mucha preocupación por parte de los padres al reconocer que su hijo(a) no está bien nutrido y que a futuro tendrá problemas.

Cuando esto ocurre les aconsejo:

•TENER MUCHA PACIENCIA: Ningún hijo es igual al otro y  cada uno nos enseñará distintas cosas. Para ayudarles debemos colocar todo de nuestra parte, pues somos los adultos, los golpes y  fajazos, regaños e imposiciones no son una buena opción.

•UNIDAD Y CONSISTENCIA: Todas las personas a cargo del niño(a) (padres, china, abuelas, maestras) deben estar conscientes de la dificultad y por esto unirse para establecer un frente en común que permita que el niño mejore su forma de alimentarse por su beneficio,  salud y adecuado desarrollo. Si hay inconsistencia y desautorización de unos con los otros, los cambios no serán posibles.

•LÍMITES: Los niños requieren límites y normas, reglas claras y estímulo positivo cuando lo hacen bien. Por ejemplo, a veces no comen porque no les gusta lo que hay y se “galletean” en la tarde, la regla puede ser: si no almuerzas bien no habrá nada de comer en la tarde, esto se debe cumplir así haya llantos, amenazas, berrinches y demás.

•HACER LISTAS: Sugiero dos, la de los alimentos que come bien para que sirvan de enganche para incluir nuevas opciones y la de los errores más frecuentes, de manera que semana a semana, mes a mes se va trabajando en cada uno de ellos. Una vez se establezca un cambio este se mantendrá y el niño recibirá un premio por haberlo logrado.

•BUSQUE ASESORÍA: Esta puede ser de tipo nutricional o de tipo sicológica de manera que todos trabajen en pro de la mejoría de los hábitos del niño.

•LLAMANDO LA ATENCIÓN: Los niños de forma inconsciente pueden usar estas “mañas” para manipular y llamar la atención de los padres. Es adecuado dedicar tiempo de calidad a a actividades que compartan con ellos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus