•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El doctor Whitney Bowe, dermatólogo certificado del Consejo de la Ciudad de Nueva York, publicó en diversos medios una lista de objetos personales que no deben ser compartidos con otras personas. La razón es que estas pertenencias por sí solas ya tienen nuestros microorganismos y si se prestan, las exponemos directa e indirectamente a contraer infecciones, virus, dermatitis, parásitos, bacterias, alergias y otras enfermedades.

Parece un tema inofensivo, pero lo cierto es que esto es una invitación a que seás más cauteloso con tus cosas para que podás prevenir cualquier enfermedad a tiempo. Por ejemplo, no hay que prestarse los labiales entre amigas, porque las bacterias se pueden transferir a través de las membranas de la boca en el torrente sanguíneo. Aquí te dejamos la lista de artículos que debés conservar como solamente tuyos.

  1. Audífonos: El uso de audífonos aumenta la acumulación de bacterias a lo interno del oído. Usar unos audífonos ajenos implica también “usar” la bacteria ajena. Si los vas a compartir, lavalos antes de usarlos.
  2. Bálsamo labial: Los labios tienen una extensa red de vasos sanguíneos justo debajo de la superficie, listos para absorber todo lo que se aplica en la boca, incluyendo los gérmenes.
  3. Jabón de baño: Después de utilizarlo, el jabón se convierte en un foco importante de infección, pues se cubre de las bacterias y de los microbios que se encontraban en la piel, incluso aunque este sea antibacteriano.
  4. Toalla: El mal olor de las toallas está asociado a bacterias, hongos y moho, de ahí que se saquen a asolear para contrarrestarlos. Las toallas contaminadas pueden trasmitir infecciones, acné e incluso conjuntivitis.
  5. Cepillo de dientes: Incluso si enjuagás el cepillo de dientes después de usarlo, todavía hay bacterias en las cerdas que siguen creciendo durante la noche, ahora imaginate llenar tu boca con el doble de bacterias de otra persona.
  6. Cortaúñas: Al igual que las piedras pómez y limas los cortaúñas se llenan de bacterias, infecciones, sangre y hongos que pueden pasar fácilmente de una persona a otra. Se aconseja limpiarlos con alcohol después de cada uso.
  7. Desodorante: Prestar algo que ha estado en la axila de otra persona no es buena idea, especialmente los desodorantes tipo orgánico, pues solo enmascaran el olor y facilitan el crecimiento de los gérmenes de la axila.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus