•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La caspa es esa lluvia de hojuelas que cae en nuestra camisa cada vez que nos sacudimos el pelo o nos cepillamos. A pesar de ser un problema capilar muy común, todavía genera pudor.

Deportistas como Iker Casillas han combatido abiertamente este problema; sin embargo, otras personas para mantenerlo oculto no se atreven a hablarlo con nadie, empeorando aún más la situación, cuando es perfectamente tratable con sencillos remedios.

Por lo general, la caspa empieza con la grasa del cuero cabelludo, comúnmente conocida como cebo, y un microorganismo que vive en todas nuestras cabezas, llamado malassezia globosa.

Síntomas

Quienes son sensibles a él tienen como resultado la aparición de caspa, cuyo síntoma característico son las escamas de piel visibles. Generalmente la muda de piel no se ve, pero con la irritación, el cuerpo responde más rápidamente al cambio de las células, las que se acumulan en la superficie del cuero cabelludo, formando la caspa que vemos.

Además de la aparición de las pequeñas escamas en el pelo, existen otros síntomas como resequedad, picor y rojez en el cuero cabelludo. En los casos más extremos, se produce algún tipo de infección.

Afortunadamente, la caspa casi siempre se puede controlar, a menudo con sencillos remedios que encuentra en su casa. Uno de los más efectivos es la miel de abeja pura. Se ha demostrado mediante estudios científicos que esta ejerce un poder curativo sobre este problema de cuero cabelludo, ya que tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas.

Remedios

Para realizar este remedio casero debe hacer una mezcla de 90% de miel pura con un 10% de agua tibia, aplicándolo en todo el cuero cabelludo realizando un masaje suave, enseguida se cubre la cabeza con un paño y se deja actuar por lo menos tres horas, luego se enjuaga con agua tibia. El tratamiento se debe hacer todos los días durante un mes, luego se debe continuar durante seis meses, pero solo una vez a la semana. A los seis meses las complicaciones deberían haber desaparecido por completo.

Otro remedio casero que deja magníficos resultados es el vinagre de manzana, romero y menta. Para hacerlo se necesita un litro de vinagre de manzana, unas ramas frescas de romero y menta; después se coloca el vinagre de manzana en una botella con tapa, agregándole las dos ramas y tapándolo bien para luego colocarlo en un lugar oscuro a temperatura ambiente. Este se deja reposar por lo menos durante veinte días. Cuando pasó el tiempo, se cuela y se coloca en otro envase. Cuando lo tenga listo realiza un suave masaje en todo el cuero cabelludo, dejándolo actuar por 20 minutos y lavando el pelo como de costumbre.

El vinagre blanco es otro aliado cuando de caspa se trata, pues por contener ácido acético hace que el ambiente del cuero cabelludo no sea la cuna del crecimiento de las bacterias y hongos. Para tratarse debe tomar una parte de vinagre y mezclarla con tres partes de agua. Utilice esta mezcla luego de lavarse el cabello con champú y luego enjuáguese con agua. Incluso, puede aplicar vinagre directamente sobre el cabello y después envolverlo con una toalla y dejar toda la noche. Por la mañana, lave el cabello con su champú regular.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus