•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todos conocemos que la hidratación es importante para el buen funcionamiento de nuestro organismo pues la mayor parte de las reacciones químicas que se dan en el cuerpo  requieren de un medio acuoso estable, es decir un organismo bien hidratado.

El agua es el Mejor hidratante, sin embargo hay algunas ocasiones que otro tipo de bebidas pueden funcionar bien y tener incluso más impacto que esta.

Cuando practicamos ejercicio de cualquier tipo, nuestro cuerpo libera y gasta energía, lo que ocasiona aumento de la temperatura y calor. Nuestro sistema debe mantener la temperatura constante y es por esto que la sudoración y liberación de líquidos a través de la transpiración o sudoración es un mecanismo que comienza a funcionar y hace que perdamos agua y además electrolitos, como el sodio y el potasio, buscando llegar a un equilibrio. Además nuestro cuerpo también remueve sus depósitos de azúcar y de glucógeno almacenados en los músculos y el hígado para obtener más energía.

Durante el ejercicio es necesario mantenerse bien hidratado, la cantidad de agua que debe consumirse variará de acuerdo con la intensidad del ejercicio, el tipo del mismo y por supuesto la tolerancia de la persona a la ingesta de este líquido. Entre ½ a 1 libra por hora de ejercicio es lo que se considera ideal.

En ocasiones puede haber sobre hidratación, lo que no es saludable pues trae problemas como la hiponatremia o bajo sodio la que se presenta con dolor de cabeza, debilidad y malestar. En cuestión de hidratación cabe el refrán popular” ni mucho que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre”, se recomienda también y es válido el consumo de bebidas rehidratantes con contenido de electrolitos y azúcar, estas son útiles para muchas personas pues reemplazan las sales perdidas y además el agua transpirada, aportando cantidades pequeñas de azúcares para recuperar energía. Recomiendo que su consumo sea moderado pues también aportan calorías y en algunas personas es necesario vigilar el consumo de sales  y sodio. Por esto es importante que consultes si puedes o no consumirlos.

Para algunos deportistas otro tipo de bebidas ha entrado a ocupar espacio a la hora de recuperar las sustancias perdidas durante su práctica deportiva, aunque no lo crean l a cerveza es una de ellas, su contenido de agua y cereales complejos son dos de sus mayores fortalezas. En ocasiones la tolerancia y resultados con el agua no es la ideal , mientras que la cerveza  puede ayudar a controlar mejor la sed y a recuperar los azúcares perdidos durante el ejercicio de  forma más lenta y sostenida lo que se evidencia en una recuperación rápida.  La cerveza hidrata si su consumo es moderado , es decir una o dos botellas luego de ejercitarse de forma media a intensa por un periodo de una hora.

Conoce mejor tu cuerpo e identifica cuál es la mejor opción para mantenerte en buenas condiciones de hidratación. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus