•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se acabaron los días de exceso, es hora de que retomemos las responsabilidades con nuestros estudios y trabajo, y por qué no plantearnos el reto de comenzar una vida en actividad física constante, muchas de nosotras al inicio del año nos propusimos metas, incluyendo las académicas, espirituales, personales, económicas y familiares, pero también muchas nos retamos conseguir buenos hábitos, costumbres que nos hagan ver y sentir bien, como por ejemplo hacer ejercicio, ir al gym.

El primer día del gym suele ser para muchas, el primero y el último, pero repetí conmigo: “Yo puedo conseguirlo”. Cuando no hemos cultivado el hábito de realizar actividad física frecuente, empezar una vida fitness resulta frustrante, por el dolor y el cansancio, por eso es importante que a la hora de que decidás ir al gym, tengás en cuenta estas

Consideraciones:

Elegí un gimnasio que te quede cerca del trabajo, universidad o casa, es la mejor manera de que el llegar o regresar no sea un pretexto, además que el ambiente sea agradable, aunque tu enfoque es mejorar tu condición física, en un lugar donde se respira armonía te motiva más, si sos de las que se desaniman fácilmente, animá a una amiga y así ambas puedan conseguir motivarse, aunque esto funciona en un inicio, porque ya habituada el gym la constancia sola o con compañía será parte de tu día a día. Además es importante que usés ropa cómoda, que no te haga sentir molesta, recordá que este momento es también para que liberés todo estrés o tensión, no olvidés tu toalla y botella de agua.

Calentamiento

Una de las razones por las que nos desmotivamos al segundo día del gym es debido al dolor o al resentimiento que nuestros músculos sienten cuando no tenemos un calentamiento previo adecuado.

Tu entrenador

Es preferible que acudamos a un experto para que nos pueda ayudar a realizar la rutina más adecuada para las necesidades y  capacidades de nuestro cuerpo.

Mucha energía

Mantener el estómago vacío nos puede resultar una mala decisión, comer alguna fruta ligera, nos dará más energía a la hora de realizar los ejercicios y evitaremos los mareos o desvanecimientos del primer día.

Ponete hielo

Es importante que lo utilicés después de tu primer día de ejercicio; colocalo donde creás que podés experimentar dolor o molestia muscular. No olvidés que el dolor es infaltable los primeros días.

Un tecito

Es importante que lo utilicés después de tu primer día de ejercicio; colocalo donde creás que podés experimentar dolor o molestia muscular. No olvidés que el dolor es infaltable los primeros días.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus