•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La falta de movilidad en viajes terrestres o aéreos del también conocido como “síndrome de la clase turista” provoca que se reduzca el flujo sanguíneo de retorno al corazón, que se genera naturalmente mediante el movimiento muscular. Según dice la doctora Karla García, esto puede dar lugar a la retención de líquidos en las piernas y aumento de la presión sobre los tejidos, que también contribuyen a reducir el flujo sanguíneo y derivar en trombosis venosa profunda o formación de coágulos de sangre en las venas.

Dicha trombosis, explica la doctora, puede ser letal porque la sangre no fluye de forma natural y en otros casos no llega al corazón, lo que dificulta la respiración desembocando así la situación en un paro cardiaco. Entonces, para evitar el síndrome del viajero es necesario adoptar medidas que faciliten la movilidad. Una de las recomendaciones más importantes que brinda la doctora es realizar ejercicios para viajes largos que ayuden a mantener una circulación normal y a desentumecer las extremidades, además de levantarte a caminar cada vez que te sea posible durante tu viaje si vas en avión.

Piernas

Este ejercicio se hace sentado. Colocá las piernas juntas y los pies de puntillas, aguantando esta posición por unos segundos. Proseguí sujetando un objeto pequeño entre las rodillas (como una almohada o una pelotita de goma) para apretar las piernas hacia el centro unas 10 veces. También podés utilizar este objeto para elevar y bajar las piernas lentamente.

  • El síndrome de la clase turista provoca que se reduzca el flujo sanguíneo de retorno al corazón, al permanecer sentado por mucho tiempo.

De pie

Los ejercicios para pierna de pie solo son posibles realizarlos en el pasillo de un avión. Es recomendable que ejercités tus pantorrillas levantándote sobre tus dedos del pie y sosteniendo hasta la cuenta de tres. Luego, estirá tus muslos al  mantenerte sobre una pierna y doblando la otra detrás de vos. Agarrá tu tobillo y tirá del talón hacia el glúteo, manteniendo el torso erguido y recto. Realizá 10 repeticiones y alterná los pies.

Abdominales

Con tus pies firmes al suelo, inclinate lentamente hacia delante contrayendo tu abdomen y recorriendo tus muslos, pantorrillas y tobillos con los dedos de tus manos. Mantené esta posición por 15 segundos antes de subir lentamente para volver a sentarte. Realizá cinco repeticiones y regresá a la secuencia cada hora.

Pies y tobillos

Evitá el reposo prolongado abriendo y ensanchando 10 veces los dedos de tus pies. Seguí con ejercicios de tobillo al girar 10 veces tus pies en sentido de las manecillas del reloj y 10 más en contra. Terminá con levantamientos de dedos de los pies y talones, 10 veces cada uno.

Estiramientos

Colocá ambos brazos sobre tu cabeza para tomar tu muñeca izquierda con la mano derecha y tirar de ella hacia la derecha. Mantené esta posición durante 15 segundos y cambiá de brazo. Después, deja caer tus hombros y gira tu cuello lentamente hacia la derecha, luego a la izquierda (repetí cinco veces). Luego, mové tus hombros en dirección de las manecillas del reloj y después al contrario; y repetís 5 veces.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus