•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La parte posterior de nuestra boca alberga unos míticos molares conocidos como las muelas del juicio, que son el blanco de una gran cantidad de rumores y suposiciones que aquí te aclaramos con la ayuda del odontólogo José Eduardo Aráuz. Si para algunos estas piezas son inútiles, para otros justamente significan un dolor de muelas innecesario que les causa intensos dolores que solo son curados cuando se realiza una extracción, aclarando que tras el procedimiento el rostro sufre con la presencia de una inflamación que disminuye durante una semana.

Por su parte, el doctor recomienda que a partir de los 18 años de edad se aproveche la visita al dentista para ver cuál es la evolución de estas muelas y así el profesional evalúe si progresan adecuadamente.

1. Son muelas inútiles: Las muelas del juicio son un resto evolutivo de lo que eran los terceros molares. En el pasado, el hombre de las cavernas tenía una alimentación diferente a la de nosotros y las utilizaba para triturar los alimentos. Los tiempos han cambiado y hoy no son tan necesarias, aunque hay personas que aún las utilizan.

2. ¿Desplazan muelas? A pesar de su potente nombre y al contrario de lo que algunos piensan, cuando estos molares aparecen no necesariamente desplazan el resto de dientes y descolocan la dentadura, todo va a depender de la posición donde salgan. Si están en una alineación correcta, no es necesario extraerlas.

3.No todas erupcionan: A veces no te das cuenta de que las muelas del juicio están por ahí, pues son las últimas en aparecer o como dicen los dentistas, en erupcionar. La mayoría las tiene erupcionadas y si este no es tu caso, es porque podrías tenerlas ocultas. La recomendación es que preguntés por ellas cuando vayás al odontólogo.

4. Mito que las rodea: Junto con la idea de que las muelas del juicio no cumplen ninguna función, muchas personas argumentan que todos debemos extraernos estos molares a una edad temprana para evitar que se descompongan o causen problemas dentales, lo cual es un mito y solo debería hacerse en caso de extrema necesidad.

5. Su aparición: Las molestias que puede ocasionar la salida de las muelas del juicio se deben a los mecanismos especiales de erupción que tienen estos molares para brotar desde los maxilares. Su aparición suele provocarte fuertes dolores, hincharte la cara y darte algunas molestias.

6. En realidad son 4: Quizás nunca las hayás visto o sentido, pero en realidad son cuatro muelas del juicio y están situadas al final de cada hilera de dientes. Es decir, hay dos arriba y dos abajo. Cuando salen sanas y alineadas correctamente, estas muelas son un aporte valioso para la boca.

7. ¡Condenadas!: Todo va a depender de la “personalidad” de las muelas del juicio: si estas se presentan de forma anómala, pueden quedar total o parcialmente dentro del hueso o incrustarse contra las muelas de su costado. En ese caso, no te vas a poder salvar de ir al dentista. Hay que extraerlas para no perjudicar la dentadura.

8. Su nombre: ¿Siempre te has preguntado por qué estas piezas tienen nombre y apellido propio? Se les llama “muelas del juicio” y eso suena a que, al salir, van a doler. Sin embargo, su nombre no viene de ahí, sino porque aparecen cuando la persona tiene entre 18 y 22 años; las edades del uso de la razón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus