María Joaquina Sánchez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La observación de aves es considerada como el “yoga de la naturaleza” por sus efectos en la salud, reveló una publicación compartida por el diario La Opinión, en donde se devela que la observación de aves requiere reflexión e introspección, lo cual tiene un efecto similar al de la meditación. Además, ayuda a combatir el sedentarismo y es considerada una receta para superar la melancolía.

Sedante natural

Los biólogos recomiendan frecuentar zonas verdes, ya sean zonas boscosas, jardines e incluso zonas peatonales, pues esta práctica hace que la gente sea más saludable, tienda a ser generosa, confiar en los demás, tener buen carácter y a mostrar mayor voluntad en ofrecer su ayuda, así lo señaló un equipo de científicos del Laboratorio de Paisaje y Salud de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos. El contacto contribuye a un mayor rendimiento y produce un mejor funcionamiento cognitivo, además potencializa más la disciplina y el control de los impulsos.

“El canto de la vida", así le llaman los biólogos a la melodía de los pájaros. Dedicar cinco minutos al día a escuchar los pájaros es una receta para superar la melancolía. Escuchar el canto de los pájaros no solo levanta el espíritu, sino que también es beneficioso para la salud, pues restablece nuestro humor y promueve nuestro optimismo. Por otro lado, alerta nuestros sentidos, porque se requiere de concentración para distinguir las sutilezas del canto de las aves. Para un oído poco entrenado, todos los cantos de pájaros suenan parecidos, pero los expertos reconocen la diferencia entre el canto de un pájaro y otro. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus