•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre los 45 y 55 años de edad, las mujeres afrontan una etapa biológica conocida como menopausia. Esta consiste en el cese de la actividad ovárica, haciendo que los estrógenos bajen, lo cual justifica una serie de cambios, entre ellos la retirada de la menstruación y el cierre del ciclo reproductivo. Aparte de esto, se producen otros cambios más, que son muy variables de una a otra mujer: falta de deseo sexual, una menor lubricación vaginal, dolor durante el coito y una menor intensidad en la excitación y el orgasmo, según Scarleth Solís Cooper, especialista en ginecología y obstetricia.

De acuerdo con la experta, después de la menopausia disminuye en algunas mujeres el apetito sexual y producto de los cambios hormonales, se producen molestias vaginales, lo cual desde el punto de vista psicológico genera desinterés al momento de sostener relaciones íntimas. Sin embargo, dice Solís, estas situaciones tienen tratamiento y la relación sexual no tiene por qué ser una mala experiencia, sino que debe adecuarse a esta nueva etapa de la vida en la que sí es posible seguir viviendo plenamente la sexualidad.

Otro cambio que se produce con la menopausia es la pérdida del tono muscular del suelo pélvico, lo que, junto a la sequedad vaginal, hace que las contracciones que se producen durante el orgasmo sean menos intensas y duraderas. En este caso, la gimnasia pélvica puede ayudar a la mujer a mantener el control de estos músculos y, con ello, la intensidad de su placer sexual. La sintomatología por la caída de estrógenos es lo que causa el síndrome climatérico (sofocos, insomnio e irritabilidad), atrofia genitourinaria y a más largo plazo, osteoporosis y enfermedades cardiovasculares.

Consejos

Es necesario ser consciente de que se puede disfrutar de la sexualidad a cualquier edad. La menopausia libera a la mujer del peso emocional de un posible embarazo”. Scarleth Solís, Ginecóloga.

“Como la mujer necesita más tiempo para llegar a la fase de excitación, la sequedad vaginal puede hacer que el coito sea doloroso o cuando menos incómodo, pero la solución es sencilla: hay que tomarse más tiempo para la estimulación y utilizar geles lubricantes, buscando siempre la satisfacción plena”, manifiesta la ginecóloga. Así mismo, Solís insta a que las mujeres muestren aceptación, que no nieguen los cambios: el cuerpo cambia, la energía no es la misma, los hijos vuelan del nido, entre otras cosas. Este es el punto de partida, revela, pues no podemos vivir negando la evidencia debido a que todo se volvería contra nosotras mismas.

También hay que apropiarse de la frase: “resignarse sí, abandonarse no”. Mientras se esté viva, la mujer tiene mucho por aprender, vivir, crear y  emprender. Ello implica que debe cuidar de ella misma, consentir su imagen y mimarse cada vez que pueda. ¿Quién ha dicho que la belleza es solo para la mujer joven? “Es necesario ser consciente de que se puede y se debe disfrutar de la sexualidad a cualquier edad, y que la menopausia libera a la mujer del peso emocional de un posible embarazo. Es tiempo para descubrir con la pareja nuevas formas de disfrutar la vida sexual, incluso de redescubrirla”, puntualiza Solís.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus