Paula Andrea Arce de Chamorro
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El déficit de atención es una condición cada vez más frecuente en los infantes. Los padres de familia buscamos ayuda en distintas terapias, con profesores, tutores o acudimos a psicólogos para recibir apoyo y lograr que los chicos se desarrollen de forma normal, para que así eviten el fracaso escolar. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que para estos niños un estilo de vida saludable es vital , tanto como cualquier otro tipo de terapia, pues algunos estudios muestran mejoría cuando se hacen cambios a este nivel. 

Los niños con déficit atencional requieren de mucha disciplina , estructura , consistencia en las órdenes y en los patrones, dirección por los padres que hacen un frente en común y dicen lo mismo, entre otros aspectos. Por esta razón, quiero hacer algunas sugerencias al respecto:

Asegurá que duerman tiempo suficiente

Cuando existen problemas de atención y concentración es de vital importancia implementar un horario de sueño adecuado. Para los menores de 5 años, 10 horas al día es lo necesario; de 5 a 10 años con 8 horas es suficiente. El cerebro de un niño que ha descansado lo necesario funciona de mejor manera.

Evitá el exceso de azúcares refinados 

Muchos estudios han demostrado que el exceso de azúcares refinados (dulces, jugos enlatados, leches saborizadas, pasteles, caramelos y chiverías) produce un estado de sobre excitación a nivel neuronal. Darles su aporte de azúcar con frutas, cereales o galletas sin relleno más naturales, barras de granola sanas, es también otra opción. De forma eventual y durante el fin de semana, podés considerar darle una porción pequeña de helado o algún pastel .

Ojo con los lácteos 

Algunas escuelas y clínicas que manejan este tipo de problemas sugieren para estos niños quitar los lácteos; muchos padres asumen esta recomendación buscando una mejoría de las dificultades. Si  has decidido hacer esto, debés reforzar el consumo de calcio en otros alimentos como los vegetales verdes, las almendras, el jugo de naranja y los cereales fortificados con calcio. De igual manera,  reemplazar la grasa del lácteo con grasas saludables para evitar así déficits nutricionales.

Disminuí el aporte de gluten 

Otras escuelas han sugerido evitar el consumo de esta proteína, que generalmente se encuentra en productos industrializados, panes, helados, reposterías y derivados de harina de trigo. De igual manera, si se retiran todos estos alimentos las fuentes de carbohidrato deben reforzarse con frijoles, gallopinto, tortilla, panes, pastas libres de gluten, entre otros .

Incrementá el omega 3

Los niveles altos de omega 3 favorecen el funcionamiento neuronal. Así que incluí pescado, salmón, almendras, aguacate y colocá un poco más de aceite de oliva en la dieta de tu hijo.

La alimentación sana y balanceada es necesaria para todos los niños; recordá mantener el juego y la actividad física constante  y darles muchísimo amor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus