•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una buena rutina de ejercicios podría ayudarnos a liberar endorfinas, que son compuestos químicos que reducen el dolor menstrual de manera natural, siendo esta la razón principal para entrenar sin excusa en esos días rojos .

Los dolores menstruales son un malestar común. La práctica regular de ejercicio puede ayudarte a prevenir y mejorar los molestos síntomas, a la vez que es de igual importancia llevar una dieta equilibrada y recurrir a la ingesta de medicamentos como última solución.

La  menstruación es un momento de mayor conciencia y sensibilidad. A menudo los problemas que tenemos durante el mes se hacen más reales en este momento y nos afectan con más fuerza. La menstruación es un tiempo para explorar y mirar dentro, es un tiempo para alimentar y sanar el cuerpo y la mente.

El sitio web, Mujer Hoy, se inspiró en algunos movimientos de yoga para aliviar los dolores en la espalda o abdomen. Se trata de unos ejercicios muy sencillos que van a ayudar a que te sintás mejor y que te van a permitir desarrollar sin tensiones las actividades de tu vida cotidiana.

1. Brazos: Sentada sobre tus talones, flexioná hasta que toqués con la frente el suelo por delante de las rodillas y dejá los brazos estirados pegados al cuerpo.

2. Cadera: Desde la posición de cuadrupedia, inspirá y elevá la cadera en posición de pirámide apoyando los pies en la colchoneta. No olvidés mantener el cuello relajado y lejos de los hombros.

3. Pecho: Tumbada boca arriba, flexioná las rodillas y llevalas al pecho con la ayuda de las manos. Mientras inspirás, alejá ligeramente las piernas y al exhalar volvé a la posición de inicio. También podés girar a ambos lados.

4. Rodillas: Desde la posición anterior, apoyá tus pies en el suelo a lo ancho de la cadera. Llevá el tobillo derecho a la rodilla izquierda, manteniendo el empeine flexionado y elevá la cadera mientras sujetás la parte trasera del muslo izquierdo. Repetí este movimientos con la pierna contraria.

5. Espalda: Sentada en el suelo con las piernas totalmente estiradas, mantené la espalda recta e inclinate hasta apoyar los brazos sobre una silla mientras tu cabeza descansa sobre los mismos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus