•  |
  •  |
  • Edición Impresa

1. Sobrepeso

“Presentar sobrepeso u obesidad antes y durante el embarazo no afecta al bebé”, es falso. Las mujeres con sobrepeso aumentan el riesgo de desarrollar varias complicaciones durante el embarazo, entre ellas diabetes gestacional, hipertensión arterial, preeclampsia, parto prematuro y partos por cesárea.

2. Restringir frutas

¿Algunas frutas como la piña pueden ser abortivas? Esto es absolutamente falso. Los abortos son provocados por causas de tipo fisiológico, en ningún caso por la ingesta de alimentos. Tampoco por el consumo de frutas, que son una excelente fuente de vitaminas y minerales.

3. Alimentos prohibidos

“En el embarazo no hay alimentos prohibidos”, esto es falso. Existen ciertas precauciones alimentarias que ayudan a disminuir el riesgo de contaminación por bacterias; por ejemplo, evitar el consumo de alimentos crudos y sin pasteurizar, como: las carnes crudas o poco cocidas, embutidos crudos, mariscos crudos.

4. El pescado

¿Puedo comer todo el pescado que quiera? Esto es falso, debido a la contaminación de nuestros mares, algunos tipos de pescado tienen niveles más altos de mercurio que otros. El metilmercurio se aloja en los tejidos fetales y si llega en concentraciones muy altas al sistema nervioso, puede causar daño cerebral.

5. El omega 3

Es cierto que el omega 3 es beneficioso para el bebé. Los ácidos grasos omega 3 son esenciales y solo pueden ser obtenidos a través de la dieta. Para lograr una adecuada ingesta de omega 3 se pueden consumir: aceites vegetales (de linaza o soya), 2 porciones a la semana de pescado bajo en mercurio y los suplementos de aceite de pescado.

6. ¿Comer por dos?

Falso. El primer error es pensar que debés comer el doble porque estás embarazada. La realidad es que debés comer para dos, para vos y tu bebé. La mujer embarazada requiere un incremento gradual en la ingesta de calorías a medida que crece el bebé, adicionando entre 200 y 350 calorías al día a partir del segundo trimestre.

7. Las dietas

“No se recomienda hacer dietas durante el embarazo”. Esto es cierto, una dieta restrictiva durante el embarazo puede afectar el desarrollo del feto. Sin embargo, en ciertas mujeres con obesidad un cambio de hábitos alimentarios y estilos de vida puede llevarla a una pérdida de peso para que disminuya el riesgo de complicaciones.

8. La sal

Es falso que las mujeres embarazadas deban restringir el consumo de sal. Se ha experimentado un creciente número de estudios que sugieren que la restricción de sal durante el embarazo tiene una influencia crítica en el crecimiento intrauterino y desarrollo de los órganos del feto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus