•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sudor y el cansancio son las señales evidentes del esfuerzo que realiza una persona cuando practica ejercicios y estas sensaciones son positivas para alimentar las esperanzas de bajar de peso o mantenerse saludable.Sin embargo, a veces el calor en el hombro o en las piernas decide quedarse y transformarse en dolor, explica el entrenador  personal Moisés Gutiérrez. 

Y es que hacer el mismo tipo de ejercicio (ir a nadar, salir a correr o montar en bicicleta) puede ponerte en riesgo y causarte una tendinitis, “una patología caracterizada por la inflamación del tendón que es una estructura fibrosa que une el músculo con la articulación”, manifiesta por su parte la doctora Karla García.

Señales

¿Cómo podemos saber si ese persistente dolor en el hombro es por un simple esfuerzo o porque esconde algo más? Pues bien, el entrenador dice que una señal es el dolor molesto alrededor de las articulaciones. En comparación con los dolores musculares, la tendinitis es un dolor específico tanto por su localización como por la sensación que genera. "Por ejemplo, la tendinitis en la rodilla se localiza  por encima y por debajo de ella (donde se encuentra el tendón)", refiere. Otra señal es sentir un dolor extremo durante la realización de ejercicios. "Los problemas en los tendones suelen aparecer mientras sudás la camiseta y puede llegar a ser más doloroso según cómo se fuerza la extremidad", aclara Gutiérrez. En este sentido, el dolor se convierte en un motivo crónico, pero si el mismo es persistente por más de seis meses, lo mejor es acudir al médico, aunque se puede estirar el tendón mediante un buen masaje de todos los músculos. Por último, la imposibilidad de realizar un correcto movimiento puede ser otro motivo de alerta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus