Paula Andrea Arce de Chamorro
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por la cercanía con la celebración del Día de las Madres, he decidido hacer una temática especial dirigida a las mamás en distintas edades. Hoy daremos inicio con las mamás que se encuentran a la espera de su primer, alguno de sus bebés o para aquellas que tienen dentro de sus planes comenzar a prepararse para engendrar a sus hijos.

El instinto maternal sale a relucir desde el primer momento en que nos damos cuenta que estamos albergando dentro de nuestro cuerpo a un bebé.

Muchas priorizan la escogencia del médico que las va a atender durante el embarazo. Otras comienzan a hacer planes y preparativos, pero a veces no dimensionan la importancia que tiene el modificar la alimentación y comenzar a comer mejor durante esta época.

¿Por qué deberías hacer estos cambios?

1.La nutrición de nuestro bebé depende de nosotras: durante la gestación nuestros bebés dependen de los nutrientes que ingerimos. Por esta razón, es vital consumir lo que requerimos para favorecer su adecuado desarrollo. Es necesario priorizar la calidad de lo que se come más que la cantidad y el sabor.

2.Evitar complicaciones durante el embarazo: tener un control de peso adecuado durante el embarazo y ganar solo lo necesario para el desarrollo del bebé es necesario para evitar complicaciones como la diabetes gestacional y la preeclampsia. Las libras de  peso ganadas por la ingesta de comida altamente calórica y poco nutritiva influyen en el desarrollo de patologías que aumentan el riesgo de que la salud del bebé pueda comprometerse de alguna manera.

3.Asegurar que nuestro metabolismo funcione bien luego del parto: cuando se come de forma saludable durante los 9 meses de embarazo y se continúa con una adecuada  lactancia, nuestro metabolismo sufre pocas consecuencias. Por el contrario, aquellas mamás que comen de forma desordenada y poco saludable, y no dan lactancia generalmente ganan mucho peso, y quedan luego del embarazo con una gran acumulación de grasa a nivel abdominal, además con dificultad para recuperar su peso luego del embarazo y un metabolismo muy lento con tendencia al sobrepeso y la obesidad.

4.La herencia metabólica de nuestros hijos: el exceso de grasas y azúcares refinados durante el embarazo genera señales a nivel del cerebro en la formación de los bebés que albergamos que los predispone a tener mayor apetito, ganar peso, tendencia a desarrollar obesidad y alteraciones metabólicas.

5.La trasmisión a nuestra descendencia de nuestro amor por ellos y nosotras mismas: el hecho de cuidarse durante el embarazo, priorizando no solo una alimentación saludable sino un estilo de vida sano es parte de la demostración de afecto, aprecio, respeto que tenemos por nosotras mismas y por supuesto por nuestros bebés.

Una de las épocas más lindas en la vida de una mujer es cuando espera a sus bebés. Por tanto, el vivir este periodo de forma saludable facilitará sentirnos mejor y asegurará bienestar a nuestros hijos desde el primer momento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus