•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se anuncian como la mejor arma para revitalizar y dar energía. Su consumo a través de los tiempos ha ido en aumento de manera exponencial, especialmente entre la gente joven, quienes las consumen en tiempos de exámenes o cuando sienten una carga de estrés. Se denomina bebida energética a una categoría de bebidas estimulantes sin alcohol que ofrecen al consumidor virtudes regeneradoras ante el agotamiento y la fatiga, además de aumentar la habilidad mental y desintoxicar el cuerpo. Entre otros beneficios aumentan el rendimiento, incrementan la concentración y la velocidad de reacción de una persona, mejorando también su nivel emocional.

Componentes

De acuerdo con la dietista-nutricionista de la clínica Vida Saludable, Martha Justina González, en sus componentes estas bebidas artificiales contienen: agua, gas, carbohidratos, azúcares, sustancias estimulantes (cafeína, guaraná y ginseng) y otras sustancias que también actúan estimulando el sistema nervioso central (taurina, L-carnitina, vitaminas B — la tiamina y cianocobalamina —, magnesio y otros). La experta señala que respecto a estos ingredientes se ha generado una polémica con su clasificación, porque “el término energético, en el contexto de alimentación, se refiere a la energía que proporcionan los nutrientes. Algunos expertos afirman que son bebidas estimulantes, porque la energía que aportan no proviene solamente de los carbohidratos que contienen sino de los estimulantes”, manifiesta González. 

No se debe mezclar licor y bebida estimulante, es una bomba de tiempo. La cafeína es estimulante y el alcohol es depresor: un cóctel de extremos en un mismo vaso”. Martha Justina González, nutricionista.

Ahora bien, hablando de propiedades nutritivas, la dietista expresa qu más que una bebida energética o nutritiva es una bebida estimulante, porque a pesar de contener vitaminas y minerales, estos componentes pueden obtenerse de otros alimentos que sí se consideran nutritivos e indispensables para la salud. En estas bebidas, dice González, esas sustancias nutritivas (vitaminas, aminoácidos) tienen una función estimulante más que nutricional y la población las confunde como bebidas nutritivas, cuando en realidad su consumo debería ser considerado como un estimulante físico y mental.

Realidad

Los componentes antes citados que llevan las bebidas estimulantes alivian momentáneamente la sensación de agotamiento. Es decir, estas bebidas no eliminan realmente la fatiga muscular ni la debilidad en general. Por lo tanto, es normal una sensación de decaimiento una vez que acaba su efecto”, revela la experta. Sumado a esto, la dietista refiere que por ser bebidas estimulantes, se recomiendan para conductores y personas que trabajan o estudian por la noche. “La dosis máxima dependerá del contenido de cafeína de la bebida. Es mejor si no contiene más de 250 mg de cafeína, el equivalente a dos tazas de café”, sostiene.

  • 250 miligramos de cafeína en una bebida estimulante, podría causar nerviosismo e irritabilidad.

Riesgos

Así como puede ayudarnos a levantar nuestro ánimo, el consumo excesivo de las bebidas estimulantes puede ser peligroso cuando el contenido de cafeína es mayor a 300 mg, en combinación con otras sustancias estimulantes (guaraná, ginseng y otras). Como consecuencias negativas puede ocurrir un incremento en la frecuencia cardíaca (taquicardia), de la presión arterial, deshidratación, gastritis, incremento de la ansiedad y euforia. Como consejo, la experta dice que nunca deben combinarse con licor, porque este es un depresor del sistema nervioso central y las bebidas en mención son estimulantes y pueden provocar euforia e intoxicación por exceso de consumo de alcohol.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus