Paula Andrea Arce de Chamorro
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los cuarenta años de edad son un momento de la vida en que hay cambios metabólicos y corporales que se dejan ver, y por tanto, debemos establecer una estrategia que nos permita gozar siempre  de buena salud.

1. Exámenes preventivos: cada etapa de nuestra vida implica hacer modificaciones y vigilar ciertos aspectos importantes. La llegada de la cuarta década implica tener cierto cuidado con la revisión mamaria y comenzar con el chequeo más cercano de estas glándulas con la mamografía. Consulta a tu médico acerca de cuál es el mejor momento para hacer esta revisión y las indicaciones precisas para su realización.

2. Incremento de la proteína: Luego de los cuarenta años el metabolismo se hace más lento y es más difícil mantener el peso y lograr bajar las libritas que nos quedaron luego de las vacaciones; es por esto que el cuidado en la alimentación es fundamental. En esta década, se disminuye la masa muscular (aproximadamente 8%) y, por tanto, es necesario fortalecerla aumentando la proporción de proteína en cada tiempo de comida. Por ejemplo, al desayuno siempre incluir queso, huevo o frijoles como fuente de aminoácidos; al almuerzo y cena recordar consumir pollo, pescado, cerdo magro o carne roja (con moderación) en una cantidad de 4 a 6 onzas por tiempo. La proteína permitirá que los músculos puedan estar en forma y el metabolismo más rápido. 

3. Vigilancia del consumo de glucosa: este aspecto es fundamental a esta edad. De 8 a 10 cucharaditas de azúcar en el día son suficientes, se deben evitar las bebidas endulzadas, postres y reposterías, además controlar el consumo de frutas es importante. Estas últimas son muy saludables, pero aportan gran cantidad de azúcar y por tanto su consumo debe ser cuidadoso. Recordar que son de 2 a 3 porciones de frutas en el día (3 tazas o 3 piezas de fruta), sin abusar de las más dulces como el banano, uvas, níspero, zapote y mango maduro; comiéndolas ojalá en el horario de la mañana para poder quemarlas son buenas estrategias. 

4. Actividad física: si tiene 40 y no ha comenzado a hacer una rutina de ejercicio disciplinada debe comenzarla cuanto antes; el ejercicio ayuda a fortalecer la masa muscular y, por tanto, el metabolismo estará más rápido. Es ideal combinar aeróbicos  con aquellos ejercicios que fortalecen la masa muscular; por esto, aparte de bailar, hacer zumba, elíptica o correr  debe incluir alguna disciplina que permita su  desarrollo como el pilates, las pesas, el TRX o yoga, entre otros.

5. Incluya fibra: los alimentos integrales y llenos de fibra, los vegetales, la chía o linaza aportan gran cantidad de esta y son necesarios  no solo para el mejoramiento de ciertos parámetros metabólicos sino para ayudar a controlar el peso.

Cada edad hace que debamos implementar cambios en nuestro estilo de vida para mantenernos siempre sanas. Manos a la obra.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus