•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ser profesional y ser mamá es una combinación que marca el día a día de muchas mujeres. Así que, como un homenaje a esa doble jornada conversamos con la doctora Paula Andrea Arce, quien además pone en práctica su trabajo con sus hijos, a quienes les enseña a comer saludablemente.

Ella asegura que no descubrió de un día para otro que la alimentación saludable es indispensable, sino que creció en una familia en donde se comía sano. 

“Mi mami, por sus problemas de colesterol bastante elevados, implementó una alimentación muy sana siempre, además me enseñaron a comer de todo y a probar de todo. Los vegetales y las ensaladas estaban siempre presentes, las frituras eran mínimas, la cantidad de lo que consumíamos era moderada y adecuada y siempre había extras para algún dulce o chivería como niña que era”, recalcó. 

Asimismo, dijo que cuando llegó a su etapa profesional nunca pensó en dedicarse a temas de nutrición, pues cuando estudió medicina la información que aprendió de este particular la cataloga como muy limitada. Así que cuando comenzó a trabajar como médica diabetóloga, vio la necesidad de atender el tema de nutrición en sus pacientes para enseñarles a controlar sus patologías crónicas como la diabetes, alteraciones en el colesterol y triglicéridos, la hipertensión, entre otros. 

Ejemplo

Acerca de su experiencia como mamá y nutricionista, asevera que trata de enseñar mucho de lo que aprendió en su familia y a esto combinarle lo que por su profesión conoce. 

“Nuestros hijos en casa comen muy variado, la gente cree que son traumados y que los mantengo a dieta (de hecho se los preguntan), en casa la palabra dieta no se menciona, se come sano como una forma de vivir, vigilo lo que compro en el súper, chequeo las etiquetas nutricionales, es muy difícil para mí darles algo cargado de azúcar o sintético como también permitirles que coman exceso de chatarra”, compartió. 

Lo que llevan a su colegio es sano, comen frutas en batidos y al natural. Son pocas las frituras que hay en su casa, no mantiene  chips ni gaseosas, siempre el pan es integral y los vegetales y ensaladas se colocan en la mesa, aunque no sean de su total agrado. Además cree que para ellos ver el ejemplo es fundamental. 

"Siempre tengo el cuidado de llevarles algo dulce o alguna mínima chivería o permitirles que consuman algo que no es tan sano. Creo que prohibir lo único que logra es incitarlos a que coman al escondido o que al salir de casa no tengan claro el concepto de la moderación y el autocuidado que debe existir.

Para que la familia coma sano es necesario estar convencido que esto es  una necesidad y una prioridad, de esta forma los padres podrán trasmitir a sus hijos buenos hábitos", confió. 

Programar

La doctora señala que cuando vamos a formar una familia o van a llegar los hijos a nuestras vidas, pocos se preguntan qué es lo que les vamos a enseñar y qué aspectos debemos vigilar. Vamos aprendiendo a ser padres sobre la marcha.  

“Creo que con el gran bombardeo que reciben nuestros hijos de este medio obesogénico, en donde la tendencia es que los chicos estén más quietos, que coman más chiverías, comida procesada cargada de azúcares y grasas saturadas que reciban tantos mensajes de todo tipo (sobre todo el visual), promocionando la comida poco sana, es necesario priorizar el enseñarles a vivir una vida más saludable en donde el ejercicio no es para adelgazar, es para que nuestro cuerpo se mantenga con energía, con músculos fuertes y un corazón latiendo bien. Comer bien es darle a nuestro cuerpo la “gasolina” necesaria para que pueda funcionar de forma adecuada”, apuntó. 

La especialista acotó que con los niños las imposiciones y prohibiciones violentas no sirven. Por ello debe haber reglas claras, límites que se cumplan siempre y ubicarse un poco en sus propias necesidades y gustos para hacerles las cosas más agradables. 

“A veces estoy sentada con mi esposo y los niños en un lugar de hamburguesas o de pizza y  la gente no disimula al ver que estamos comiendo comida chatarra”, refirió. "Creo que piensan: ¿cómo es posible que la doctora que habla de vida saludable esté comiendo chatarra? No todas las hamburguesas ni todas las pizzas son chatarra, buscar las de mejor calidad que son más caseras , con carnes más magras, ingredientes de calidad, pastas más delgadas sin excederse con las bebidas dulces y moderando las papas fritas, esa es mi estrategia”, concluyó. 

Tips para alimentar a tus hijos

• Que se mantengan bien hidratados consumiendo agua y evitando el exceso de bebidas.
• Controlarles desde pequeños la cantidad de azúcar que se coloca en sus bebidas es fundamental para no acostumbrarles el paladar a lo excesivamente dulce.
• Promover el consumo de vegetales y ensaladas en distintas formas, preparaciones , variados aderezos buscando la forma en que los ingieran de mejor manera.
• Se debe enseñarles a consumir frutas al natural  o en batidos o helados para que se familiaricen con su sabor. 
• Limitar las frituras.
• Servirles cantidades adecuadas y combinar los distintos grupos nutricionales en su plato sabiendo que se debe moderar el consumo de los carbohidratos.
• Su comida debe verse atractiva y agradable.
Vigilar que siempre lleven una lonchera saludable y balanceada a su colegio.
• Controlar el exceso de frituras, una o dos a la semana es suficiente y saludable.
• Los dulces, caramelos y postres deben de controlarse para que su consumo sea eventual y en cantidades moderadas.
• Se debe tener en casa sólo lo que es sano.
Vigilar lo que se compra en el súper mercado es fundamental.
• Establecer un orden o menú en casa para que haya balance, variedad y opciones ricas , atractivas y saludables es una buena estrategia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus