•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el paso del tiempo se ha incrementado el número de mujeres que deciden controlar su fecundidad y, por ello, eligen ligarse las trompas de Falopio como un método anticonceptivo; sin embargo, tras un lapso, algunas cambian de parecer.

La ligadura de trompas implica el hecho de llevar a cabo un cerramiento de las trompas de Falopio, encargadas de conectar los ovarios con el útero. Las trompas pueden ser seccionadas, recortadas, ligadas, cauterizadas o bloqueadas por medio de métodos no quirúrgicos. Hasta hace 20 años la esterilización quirúrgica era un método  definitivo para  evitar la fecundación.  

Motivos

El ginecobstetra Alejandro Pérez Fabbi expresa que el porcentaje de  mujeres que  desean volver a tener hijos después de ser ligadas  es de 10 puntos, es decir, 10 de cada 100 mujeres anhelan volver a concebir. 

Estas mujeres optan por realizarse una operación que se denomina recanalización de trompas de Falopio. La intervención revierte el corte y la ligadura de las trompas realizadas después de una cesárea, de un parto o en una minilaparotomía. 

“Cambian de parecer por distintos  motivos, unas por cambio de cónyuge o de esposo, otras porque  enviudaron, otras por extrañar el periodo de maternidad”, cuenta el especialista, quien tiene 22 años de experiencia realizando esta cirugía. 

  • 10 de cada 100 mujeres esterilizadas anhelan volver a concebir.

Incluso algunas, confiesa Pérez, llegan a padecer el síndrome del nido vacío, una sensación general de soledad que los padres o tutores pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar.

Otras presentan el síndrome posminilaparotomía, que  es la pérdida casi total del  deseo  sexual, caída  del  cabello y resequedad vaginal. Las mujeres quedan con mucho ardor después de la actividad sexual, por eso se rehúsan a tenerla. Cuando las mujeres son intervenias  antes de  los 30 años, ocurre este síndrome y es causa de disfunción sexual femenina; ellas se rehúsan a tener intimidad debido a que el corte de las trompas  de  Falopio disminuyó la circulación  de la sangre hacia el ovario y este gradualmente disminuye la producción de estrógenos (hormonas  femeninas  de la sexualidad y la reproducción).

Además, entre  las  causas figura la esterilización  involuntaria cuando una joven menor de edad es ligada por orden de sus padres  o con autorización de ellos. "Tal vez ya tiene 3 hijos a los 18 años de edad, pero años después  desea tener hijos  con otra persona y se crea el conflicto, porque  a su vez fue esterilizada sin su consentimiento total", admite el doctor.

Intervenciones

El especialista aclara que existen 2 tipos de esterilización  quirúrgica: una es en la mitad de  la  trompa de  Falopio, conocida como  técnica Pomeroy modificada, y la segunda es el corte de la fimbria, que es la estructura  en forma de flor al final de la trompa. Ambas técnicas pueden revertirse en un 90% de los casos.

  • 20 años atrás la esterilización quirúrgica  era un método definitivo para evitar los nacimientos. 

El porcentaje  de  embarazo va del 40 al 90% en un periodo de 3 meses a 2 años.  Para mayor efectividad, “es muy  importante  la capacidad fecundante del cónyuge, la actividad sexual, los días fértiles y el tratamiento  efectivo de las infecciones de las trompas  de  Falopio  y humedades vaginales resistentes a los óvulos  conocidos”, enfatiza el ginecobstetra. 

La cirugía  actual utiliza hilos especiales, lentes, antibióticos y se practica mediante incisiones muy pequeñas, menores de 5 cm. 

Cuando se nace con las trompas de  Falopio selladas o estas se estrechan por infecciones, se puede abrir la luz de las trompas con medios seguros llamados catéteres, los cuales se dejan dentro de las trompas por 8 o 15 días, según el caso, manifiesta Pérez. "Cuando la trompa fue amputada, siendo que  le cortaron la fimbria se practica la  técnica de Zovak, que es la unión del ovario con la trompa vecina para afrontar la zona ovulatoria del mismo y encaminar al óvulo al encuentro con los espermatozoides. La técnica de  Pomeroy también puede revertirse con éxito". 

El seguimiento  después  de la cirugía incluye antibióticos, antiinflamatorios y cuidar las trompas recanalizadas mediante hidrotubación; el procedimiento consiste en irrigar las trompas de Falopio con antibiótico y líquido estéril para garantizar que estas estén libre de coágulos, sangre, infecciones  y pueda pasar bien el espermatozoide.

Complicación

La única complicación que puede darse en un 10% de los casos, es un embarazo ectópico, que sucede cuando no se limpia bien la trompa, se da la secreción y el óvulo se queda prensado en la trompa; sin embargo, Pérez asegura que esta es una complicación muy rara.

“La recuperación es rápida y la herida pequeña, la paciente puede ser dada de alta el mismo día o al siguiente y los hilos se quitan a los 8 días. La pareja podrá retomar las relaciones sexuales un mes y medio después de la intervención quirúrgica”, señala el especialista.

  • 48 años esta es la edad límite de la mujer para realizar dicha intervención.

La edad límite para realizar la cirugía es hasta 48 años, debido a que con los tratamientos  hormonales disponibles en Nicaragua se puede revertir  la menopausia  y lograr que mujeres aún después  del cese de su menstruación consigan ovular y salir embarazadas, aunque cobran importancia el control de peso corporal, diabetes y la presión alta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus