•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Actualmente, estamos en una sociedad de contrastes, vivimos en un medio obesogénico que promueve publicidad de comida altamente calórica con preservantes y calorías vacías y con tendencia al sedentarismo. Por otro lado, vemos el incremento de condiciones como la anorexia y la bulimia que son dos trastornos de tipo mental que se encuentran dentro del grupo de los trastornos alimenticios caracterizado por el adelgazamiento extremo de quienes los padecen bien sea por inducción de vómito o abuso de laxantes luego de atracones de comida (bulimia), o por evitar la ingesta de cualquier tipo de alimento que tenga calorías (anorexia).

Lo difícil de este par de trastornos es que existe mucha negación alrededor de su padecimiento tanto de quien lo padece como de las personas y las familias que los y las rodean.

Es por esto que conocer algunos signos de alarma es muy útil para identificar cualquier alteración a tiempo y así poder buscar apoyo y realizar una intervención acertada que evite que las cosas tomen ventaja:

Distorsión de la imagen corporal: estos dos trastornos se caracterizan por que las personas se observan obesas o aumentadas de peso y esto no es la realidad. Una alteración en la captación de la verdadera imagen corporal puede indicar el inicio de alguno de estos trastornos.

Preocupación extrema por las calorías que se consumen en los alimentos: estar pendientes en todo momento de las calorías que se van a consumir , evitando al máximo una ingesta calórica  notoria . Es preocupante este punto pues las personas están pendientes hasta de las pocas calorías de los vegetales y las ensaladas.

Sentimientos de culpa cuando se come de forma normal o exagerada: estos trastornos se caracterizan también porque quienes lo padecen se sienten mal al ingerir comida de forma normal y en caso de la bulimia que cursa con atracones por haberlo hecho de forma exagerada y sobre todo con comida altamente calórica, chatarra y poco nutritiva.

Ejercicio extenuantes en frecuencia , duración o intensidad: en estos trastornos en ocasiones se encuentra que para contrarrestar la ingesta aumentada de calorías se compensa con un exceso de ejercicio. Esta exageración puede ser en la frecuencia , intensidad o duración . Todo debe realizarse con medida y moderación hasta el ejercicio.

Abuso en el consumo de laxantes y pastillas para quitar el hambre: otra característica que puede colocarnos en alerta es el uso de estos dos tipos de medicamentos , el uno con el ánimo de no ingerir comida y el otro para eliminar la mayor parte de las calorías que se consumieron.

Si observás que en tu comportamiento o en el de alguna de las personas con que te relacionas se presenta cualquiera de los cambios arriba mencionados es necesario buscar apoyo o ayuda con algún sicólogo, siquiatra o médico de confianza.  Estos trastornos alimenticios pueden colocar en riesgo la vida y por tanto atenderlos a tiempo es necesario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus