•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todas las personas conocemos lo importante que es para nuestra salud consumir fibra proveniente de los vegetales y las ensaladas, sin embargo una de las dificultades grandes es hacerlo de forma rutinaria y poder disfrutar de su consumo.

Definitivamente comer vegetales y ensaladas no es una habilidad natural para todos, de hecho para la mayoría  es un proceso de aprendizaje en donde se desarrolla el gusto por ingerirlas.

Para empezar tomá nota de estas recomendaciones:

Las ensaladas pueden ser un acompañante de las comidas o la comida misma, por tanto la preparación variará según la intención. Si se prepara con alguna proteína como pollo, atún, lascas de carne funcionará como plato fuerte y si no lleva proteína constituye más un acompañante.

Los vegetales son de diferentes colores, cada uno de ellos aporta vitaminas y antioxidantes diferentes que tienen efectos positivos en nuestro organismo, por tanto una de las estrategias es combinar la mayor cantidad de colores dentro de la ensalada para que sea una explosión de nutrientes y de color.

Las ensaladas tienen una capa verde que puede ser dada por lechuga, repollo, espinacas, coles, lo importante es probar cual es la que más te gusta, por ejemplo la lechuga nacional es más crujiente pero el sabor de la romana y la escarola es muy particular. Si no gustás de ninguna de estas opciones podés hacer combinaciones de vegetales sin tener que usarla.

Para consumir vegetales es necesario precisar la textura que preferís, hay quienes los comen mejor bien cocidos aunque han perdido propiedades nutricionales en la cocción y otras personas los prefieren crudos o crujientes. Identificá cómo te gustan más.

La presentación de los vegetales puede influir en la ensalada, podés picarlos en cuadritos, colocarlos en tiritas finas o más gruesas, hacerlos en julianas o rayados como la zanahoria, remolacha o zuccini.

Darle un toque diferente a las ensaladas es importante, se le pueden colocar pequeñas cantidades de frutos secos como: pasas, cramberries, trocitos de piña, naranja, mandarina o manzana, también incluir granos de maíz amarillo, petit pois, frijoles, quinoa o granos en general. A veces trocitos de pan o churritos tostados cambian el sabor y la hacen más apetitosa. Es necesario tener precaución con el uso de Bacon o de semillas como las almendras, marañones y maní, pues si bien pueden usarse en cantidades pequeñas agregan muchas calorías.

El aderezo es fundamental, debe ser a base de aceite de oliva  o cualquier otro (que sea sano), vinagres de diferentes tipos, yogurt natural, especies, cebolla, chiltoma, hierbas como culantro, hierbabuena, orégano, eneldo, etc. Evitá las cremas, mayonesas, exceso de quesos o mantequillas en los aderezos para que sea realmente saludable.

El reto de comenzar a preparar ensaladas saludables es importante para la salud. Comienzá cuanto antes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus