•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Generalmente no se nos educa para que como mujeres, exploremos nuestro cuerpo, y esto no tiene nada que ver con el sexo, más bien hablo del conocer nuestro aparato reproductor. 

Hace poco  María asistió a una charla donde una ginecóloga hablaba de las infecciones vaginales, más que todo el cómo prevenirlas. Pues bien, para ella era un tema del que estaba más o menos “bien informada”. Al finalizar esta conferencia la joven le platicó a su amiga acerca de lo  que había hablado la especialista. Ella le explicaba cuál es la manera adecuada de limpiar la “vagina”, según lo que había aprendido en la charla. Fue cuando la amiga reaccionó, “María la vagina no se puede lavar”, fue algo confuso para esta joven, pero su amiga continuó, “La vagina es interior y la vulva es exterior”.

Es normal que a veces se confundan los términos vagina y vulva, ya que ambas están unidas y forman parte de los genitales femeninos. Pero mientras que la vagina es un órgano interno, la vulva se mantiene en el exterior. En cualquier caso, ambas están conectadas, ya que en la vulva es donde se encuentra la abertura de la vagina.

El aparato reproductor femenino está divido en órganos internos y órganos externos. Los órganos internos en conjunto se conocen como vulva que son monte de venus, labios mayores, menores, clítoris, el aparato uretral y el orificio vaginal. Los órganos internos se constituyen por útero, trompas de Falopio, ovario y vagina.

Por estar situada en el exterior, la vulva es susceptible de sufrir numerosas infecciones e irritaciones, al igual que la vagina, siendo la más frecuente la vulvodinia. Y del mismo modo que la vagina necesita sus cuidados, la vulva también requiere de una higiene íntima específica diariamente, además de ser revisada frecuentemente por un médico especialista.

Funciones de la vulva

De acuerdo al sitio News Medical, la vulva actúa como la entrada para el útero o la matriz y proporciona la protección abriéndose y cerrándose de los labios de la vulva.

La vagina se limpia más lejos con una flora microbiana sana que fluye desde dentro hacia afuera y la vulva ayuda enjuagando los líquidos vulvovaginales y mantiene generalmente salud vaginal normal sin la necesidad del limpiamiento interno o de douching en mujeres normales. 

Aparte de funciones protectoras, la vulva también funciona como un órgano sexual. Estos órganos externos se inervan y proporcionan placer cuando están estimulados correctamente. La vulva de hecho, junto con el clítoris, es el asiento para el placer sexual femenino.

Un buen cuido 

No necesitás jabones ni mangueras ni ningún tipo de químico para deshacerte de la suciedad de tu zona íntima porque ese delicado lugar de tu cuerpo funciona como un ecosistema en sí mismo y hace todo lo necesario para mantenerse balanceado.

Alejá tus manos del jabón cuando pensés en limpiar tu vagina, incluso los labios se pueden limpiar usando sólo agua tibia y tu mano. Usa tus dedos para separar los pliegues de la piel y gentilmente tallalos con tu mano para eliminar las bacterias que se puedan crear por el sudor.

Si lo querés podés usar un poco de jabón (de preferencia neutro) sólo en la parte exterior. No metas tus dedos enjabonados a tu vagina, pues es importante que la dejes “trabajar”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus