Farah Eslaquit
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El fitness es un estilo de vida que se adapta a vos. No necesitás mucha sofisticación ni productos inalcanzables para mantenerte en forma y con salud. Ciertamente vos podes ajustar el fitness a tu presupuesto, con un poco de creatividad y conocimiento, pero sobre todo voluntad.

Es por eso que hoy te quiero compartir estos consejos para mantenerte en forma con un presupuesto limitado. Yo, de hecho, siempre busco la manera de ahorrar a la hora de hacer mis compras, sin comprometer mi salud y la de mi esposo. 

El primer consejo es que establezcas prioridades. Invertir en tu salud permitirá que disfrutes más la vida, además te ahorras enfermedades que pueden ser costosas de manejar. 

Segundo, ahorra en otras áreas. Vos mismo te conoces y sabes qué debes hacer con menos frecuencia. Eso debe ser un análisis interno, yo no te puedo decir que es necesario o no. Simplemente, reflexioná que es necesario y en que te estás pasando.

Ahora, es importante hacer un presupuesto, y no comprometer tampoco nuestra economía. Existen muchas opciones de alimentos saludables que están al alcance de nuestro bolsillo. 

Consume frutas de temporada. Todas las frutas son excelente fuente de vitaminas, minerales, y fibra. Lo importante es controlar las porciones y comerlas a la hora adecuada. La mejor hora para consumirlas es en la mañana y después de entrenar; en la mañana porque nos da chance de utilizar la energía que estas aportan y después de entrenar, porque te ayudan recuperar tus reservas de glucógeno.

Come muchos vegetales. En Nicaragua cultivamos gran cantidad y variedad de vegetales.  Consume en mayor cantidad los vegetales que tienen mucha fibra y agua como el chayote, pipián y el ayote. Una buena ensalada la podés armar con lechuga, cebolla, tomate criollo, zanahoria, pepino, chiltoma. Todo requiere un poco de imaginación y creatividad. Es más, aderezos como el limón y la pimienta son mucho más saludables que los que nos podrían vender en un supermercado por un valor más alto. Lo que debemos controlar son las porciones de las verduras con mayor índice glucémico (más calóricas) como la papa, la yuca o el quequisque, que deberás consumir con mayor cuidado.  

En cuanto a las proteínas. Existen fuentes de proteína de calidad y bajo costo como el huevo, el pollo entero, la sardina. También podes formar proteínas completas (es decir que tienen los 9 aminoácidos esenciales) al mezclar legumbres  y granos enteros, como frijoles y arroz, las lentejas y cebada, o mantequilla de maní natural untada en pan integral. Aquí la clave es controlar las porciones, porque ambos, son altamente calóricos. 

Incluye fuentes de grasas saludables que estén a tu alcance. El maní en Nicaragua se consigue a un precio muy justo. También está el aguacate, que lo encontramos muchas veces en nuestras casas o en los mercados a un buen precio. El huevo completo y la sardina tienen grasa que es saludable. 

Lo más importante es optar por alimentos de calidad que estén dentro de tu presupuesto y saber balancear cada comida. Muchas veces, no es cuestión de poder costearlo o no, sino la falta de conocimiento de que escoger y cómo combinarlo. Si te interesa conocer como podés combinar tus alimentos para sacarle mayor provecho a sus nutrientes, te invito a que visités mañana mi página web www.faraheslaquit.com, donde estaré publicando un gráfico que te ayudará a organizar tu alimentación con un presupuesto ajustado y utilizando alimentos fáciles de encontrar en nuestro país. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus