•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El origen de la salud está en nuestra naturaleza. En concreto en el  pH de la sangre, el índice que mide su acidez o alcalinidad en una escala del 0  al 14. ¿Cuál es el nivel idóneo? El 7,4.

Pero la  contaminación ambiental, los malos hábitos alimenticios o el estrés acidifican el cuerpo y alteran este pH. Y la sangre reacciona: roba los nutrientes que necesita del resto de órganos vitales para compensar el desequilibro.

Enrique González, director técnico de Bioenergía Humana (BHU) y nutricionista terapéutico, afirma que “la sangre es el director“. Siempre procurará que su índice de pH no se mueva del 7,4. 

Cuando hay “saqueo” de nutrientes el cuerpo manifiesta cansancio, dolores de cabeza, problemas digestivos, desmineralización de las uñas y el cabello…“Si pasa el tiempo y no se pone remedio, estos síntomas se convierten en enfermedades como el cáncer”, asegura el experto. Aquí te compartimos algunas claves para combatir la acidez.

Nutrición

Somos lo que comemos, así que si quiere ser alcalino, coma alcalino. Según González, lo ideal es “compensar con más alimentos alcalinizantes -ricos en potasio, magnesio y/o calcio- para que el cuerpo no tenga que sufrir robando minerales para alcalinizar la sangre”. De este modo lograremos equilibrar la cifra del pH. 

Ejercicio físico

Un cuerpo vago o sedentario realiza sus funciones con mucha más lentitud. González aconseja hacer deporte adaptado a la edad y el nivel de preparación de cada uno para “mantener el cuerpo vivo”. Así se activa el metabolismo, se eliminan toxinas y el organismo funciona bien.

Ducha interior

Depurar los residuos de nuestro cuerpo es imprescindible. “Los tóxicos también nos acidifican, sobre todo si el organismo no limpia o no drena bien”, afirma el nutricionista. Por eso propone recurrir a algunas plantas que ayuden en la labor de limpieza. 

Equilibrio emocional 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud implica bienestar físico y psíquico, así como bienestar ambiental y social. El estrés emocional provoca que ciertas hormonas nos tensionen y dejen residuos en el organismo. González asegura que “necesitamos un estado de salud mental y emocional adecuado que nos ayude a lograr un cuerpo alcalino”.

Alimentos alcalinos

Para que logrés el equilibrio deseado te presentamos la lista de alimentos alcalinos: patata, lechuga, col, espinacas, algas , limón, pepino, bayas, aguacate, ajo, té verde, jengibre y almendras crudas.

Hay que evitar

Evitá el exceso de café, alcohol, gaseosas, frituras, azúcar refinada, harina blanca, jugos envasados, chocolates, mermelada, leche, arroz y carne roja. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus