•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el embarazo se presentan una serie de síntomas y molestias que son propios de este estado, y que son producidos por los cambios que hay en nuestro organismo. Los masajes para embarazadas son una opción de terapia alternativa que tienen el mismo objetivo que los otros masajes: relajar los músculos tensos, aliviar o disminuir el dolor en algunas zonas, mejorar la circulación y ayudarle a la mujer a sentirse bien al disminuir su estrés y darle un estado de relajación. El masaje prenatal debe ser realizado por un terapeuta entrenado, expresa Scarleth Solís Cooper, especialista en ginecología y obstetricia.

“Lo que hace el masaje es relajar los músculos tensos, disminuir un poco la inflamación y el dolor, además que mejora la circulación al tocar específicamente los músculos, los vasos sanguíneos superficiales y ciertas zonas del cuerpo que crean un estímulo”, explica la especialista. Los masajes están recomendados a realizarse para el segundo trimestre del embarazo, ya que hacerlos antes no trae beneficios y algunos hasta los asocian con la pérdida del embarazo en los primeros tres meses aunque esto no se ha demostrado.

Recomendaciones

Lo que hace el masaje es relajar los músculos tensos, disminuir un poco la inflamación y el dolor”. Scarleth Solís Cooper, especialista en ginecología y obstetricia.

Los masajes pueden realizarse a cualquier hora del día y estos deben centrarse en las áreas en donde la embarazada sienta molestias, generalmente estas zonas suelen ser los pies, las piernas y espalda. También, es importante saber que nunca se deben realizar masajes con calor en el embarazo, agrega Cooper. La ginecóloga señala que existen varios tipos de masajes y que cada uno de ellos funciona en diferentes zonas. Esto lo saben los terapeutas capacitados en el tema y se recomienda que nunca sean directamente en el abdomen (en la panza) ni en áreas de fracturas.

Para el masaje, la posición adecuada es de lado y preferiblemente del lado izquierdo, ya que cuando la embarazada está en esta posición, al bebé le llega mejor el flujo sanguíneo. La posición boca arriba no es recomendable, porque los vasos sanguíneos del útero se comprimen y la paciente siente cansancio, le falta el aire y hay menos circulación al bebé, según indica la doctora. Esta terapia está contraindicada si el médico de la paciente así lo decide y si hay amenaza de parto prematuro, presión alta o sangrado.

Masaje perineal

Para reducir la probabilidad de trauma del periné, existe el masaje perineal. El periné está situado en el suelo de la pelvis, entre la vagina y el recto. Este músculo puede sufrir lesiones durante el parto como desgarros, que es cuando se realiza la episiotomía (pique); y lo que hace el masaje perineal, que por lo general lo realiza la embarazada o su pareja, es estirar el periné para ablandarlo y darle más elasticidad para prepararlo para el parto.

Para el procedimiento, se deben lavar las manos, ponerse en una posición cómoda y con un espejo ubicar el área y meter los dedos en la vagina aproximadamente 4 a 5 cm y hacer presión en las paredes de los lados y la pared de abajo como haciendo una U, se debe hacer presión constante hasta sentir escozor de 5 a 10 min diariamente y hacer ejercicios de respiración como si se estuviera en el parto, esto debe iniciarse 4 a 5 semanas previas al nacimiento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus