Farah Eslaquit
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para lograr un cuerpo saludable es indispensable enfocarse en la meta y ser aplicado cuidando los alimentos con que nutrimos nuestro cuerpo y el ejercicio. Sin embargo, hay un límite entre la dedicación y la obsesión. La segunda es peligrosa, sobre todo si no estamos bien informados, ya que en vez de hacernos un bien, podemos estar provocando un daño a largo plazo. No es saludable obsesionarse con ciertas cosas que mencionaré a continuación ya que se trata de disfrutar el proceso y no verlo como una tortura.

Cuando empezamos este estilo de vida, No te obsesionés con:

Pesarte todos los días, el número en la báscula no dice mucho. El peso es una medida fluctuante y no es total indicador de progreso o retroceso. Hay muchos otros factores a tomar en cuenta que miden tu progreso, tu vitalidad, energía, fuerza, por ejemplo.

Compararte con personas que no tienen tu tipo de cuerpo. Es bueno tener a alguien como modelo a seguir en cuanto a hábitos, disciplina y constancia. Sin embargo, no es saludable querer alcanzar el cuerpo de otra persona. 

El ejercicio. Éste es indispensable para una vida saludable, pero al igual que todo, es necesaria la moderación. Tu rutina de ejercicio no debe superar 45 – 50 minutos de ejercicios con peso y  45 minutos de cardiovascular. 

Comprar todo lo que diga “light”. Light no significa siempre saludable, simplemente que tiene el 30% menos de calorías. 

Comprar los ingredientes más caros para preparar tus alimentos. No es necesario, ajústate a tu presupuesto y trabaja con eso. Muchas frutas, verduras nacionales pueden ayudarte a estar saludable.

Utilizar pastillas y suplementos para cada necesidad. Hay que saber utilizarlos y no creeer que hacen todo por nosotros. Los suplementos son una ayuda muy grande, sin embargo, si no podés costearlos, no es algo que te va a impedir llegar a tu meta. Como dije anteriormente, es esencial aprender a trabajar con tu presupuesto para que podrás lograr mantener el estilo de vida

Las dietas. Enfócate en que tu alimentación esté llena de alimentos que sean densos en nutrientes y bajos o moderados en calorías dependiendo de tu meta. 

La fibra. Ésta es un componente esencial en la dieta diaria; sin embargo la ingesta general recomendada son 25 – 30 gr diarios. Comer más puede provocar gases e hinchazón abdominal.

Comer “limpio” todos los días. ¿Suena un poco contradictorio? La realidad es que darse un gusto una vez a la semana y comer algo fuera de la dieta, no solamente satisface el corazón, sino que acelera el metabolismo porque le das al cuerpo un alimento que no se espera y hace que se ponga “ más alerta “. Ojo con que una comida trampa no se vuelva un día de comer mal.

Recordá que un cambio de estilo de vida te debe traer alegría y no más preocupaciones. Que comer saludable no debe ser estresante, pues estarías teniendo el efecto contrario de lo que buscás. Mi consejo es que no busqués el cuerpo perfecto, sino el cuerpo saludable, fuerte, que te permita realizar todas tus actividades con energía, que te permita rendir más y que no solamente se vea bien por fuera, sino también por dentro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus