•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los lácteos son una fuente importante de calcio, proteínas, vitaminas, elementos minerales, factores de crecimiento y otros componentes bioactivos alimentarios. Las grasas de estos productos son una gama de lípidos con propiedades beneficiosas en la salud.

Su sabor

En esta ocasión, concederemos un espacio para hablar del yogur, el cual es un producto lácteo de una consistencia cremosa. Se obtiene a partir de una fermentación de la leche. 

La fermentación del azúcar de esta leche en ácido láctico es lo que atribuye al yogur ese sabor tan característico, fresco, ácido y su consistencia. En los últimos años se han puesto de moda los yogures de sabores de todo tipo, y entre ellos sobresalen los de tipo BIO, de los que Rosmy Ascencio, especialista en nutrición y dietética, explica que debido a que “sus microorganismos resisten la acidez del estómago, llegan con vida al intestino y enriquecen la flora bacteriana especialmente después de consumir medicación antibiótica”.

Bondades

El yogur presenta bacterias activas, llamadas probióticos. Estas ayudan al buen funcionamiento de nuestro intestino, el cual algunas veces puede verse afectado por una alimentación incorrecta, infecciones y abuso de medicamentos.

“Una gran ventaja del yogur respecto de la leche es que contiene menos lactosa, así que para quienes sufran de este problema, se minimiza tomando esta opción. Además, “presenta mayor disponibilidad de calcio por su propio Ph, pues se absorbe con mayor facilidad el calcio del yogur que el de la leche o queso”, sostiene la especialista.

Una gran ventaja del yogurt respecto de la leche es que contiene menos lactosa".  Rosmy Ascencio, especialista en nutrición y dietética.

Ascencio dice que se puede consumir yogur a diario, y hay muchas opciones en el mercado: entero, griego, desnatado, semidesnatado, sin azúcares añadidos, bebibles, cremosos, de sabores, entre otros.

Consumo 

La ingesta recomendada de yogur o leche está relacionada a los requerimientos del mineral del calcio según la edad, sexo y situación fisiológica de cada persona.  En una embarazada lactante aumentaría.

“De forma general puedo decir que de 2 a 3 raciones diarias estaría bien (lo que equivale a 2 yogures de 250 ml, o un vaso de leche. Claro, si el individuo no es sano y requiere mayor aporte, estas raciones se aumentan o se suplementan con medicación”, indica Ascencio. Aclara también que hay que considerar la cantidad de calorías necesarias y el grado de requerimiento de calcio según tu estado de salud o período de vida por el cual estés atravesando.

  • 16 gramos de azúcar contiene un yogur natural bajo en grasas.

Sin embargo, Ascencio recuerda que para poder asimilar el aporte de calcio que te propician los lácteos, debés ligarlo a la vitamina D, esto se logra con una exposición adecuada al sol. 

Colesterol

Si lo que querés es disminuir el aporte de grasa, el último a elegir de acuerdo a la dietista es el yogur del tipo griego, “una tacita de 8 onzas tendría 5 gramos, pero los reducidos pueden llegar a disminuir a la mitad”. Lo que diferencia el yogur griego del tradicional es que el griego ha sido filtrado para eliminar el suero. Como resultado, tiene una textura más gruesa, más cremosa y un rico sabor.

Ascencio recomienda que así como cuidás el contenido graso, también te fijés en la cantidad de azúcares, explica que los que llevan sabores de fruta tienen 42 gramos de azúcar versus los 16 gramos de un natural bajo en grasas. Por lo que sugiere leer  las etiquetas.

 
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus