•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una joven canadiense de 18 años falleció de un infarto fulminante al salir del gimnasio  donde se ejercitaba. Cuando la encontraron, en su bolso tenía anticonceptivos para tratar el síndrome de ovarios poliquísticos. Después de ella, 24 mujeres más sufrieron muerte asociada al uso de anticonceptivos orales y se inició un juicio contra la empresa farmacéutica, el cual aún no ha concluido desde 2013. 

En el mismo año, en Holanda y Francia por situaciones similares suspendieron la venta de los anticonceptivos con el componente que regulaba los ovarios poliquísticos, según comparte estas historias el doctor Alejandro Pérez Fabbri Ginecobstetra y especialista en Fertilidad Humana.

Lo que le pasó a la joven se debió según investigaciones médicas, a que consumía una elevada dosis de hormonas anticonceptivas para evitar la implantación del cigoto o del nuevo bebé en su matriz, al modificar la estructura del endometrio, que es la capa interna que tiene la matriz para recibir al bebé y nutrirlo.

Realidad

El doctor Pérez expone que en Nicaragua se venden miles de PPMS, píldora para la mañana siguiente, sin receta. “Esta lleva en cada minipildora el equivalente de 3 pastillas de levonorgestrel. La píldora es una sobredosis de la hormona progesterona que apura de un día para otro la caída del endometrio consiguiendo evitar la anidación”, explica el especialista. 

La PPMS contiene 0.5 mg de levonorgestrel y 0.1mg de estradiol causando cambios drásticos en la matriz para impedir la anidación del bebé. Sin embargo  después de 24 horas de haber tomado la píldora, la utilidad es nula y el riesgo para la salud es superado con creces.

De acuerdo con Pérez, La Organización Mundial de la Salud recomienda usar la menor cantidad de hormona con el efecto más benéfico posible, sin embargo asegura que la preparación y diseño de las PPMS conllevan a una acumulación de hormonas, como consecuencia de esto si una joven se automedica con PPMS estaría ingiriendo 9 tabletas de micro dosis juntas en 24 horas, lo cual tiene riesgos enormes para su salud.

En Nicaragua se venden miles de PPMS, píldora para la mañana siguiente, sin receta". Alejandro Pérez Fabbri, Ginecobstetra y especialista en Fertilidad Humana.

Trombosis

El riesgo de consumir esta píldora aumenta cuando las mujeres tienen problemas de obesidad, várices y tabaquismo, pues puede triplicar la posibilidad de padecer de trombosis, es decir que predispone a la formación de coágulos en las venas, los cuales pueden emigrar de las piernas a los pulmones o el corazón. 

En una revisión de 12 casos de mujeres en cuidados intensivos en una sala de maternidad ingresadas por trombosis venosa profunda, el 100 por ciento de estas pacientes según comenta el obstetra, habían tomado la PPMS habitualmente como anticonceptivos. La sobrecarga hormonal puede producir según el especialista: sueño, debilidad, dolores intensos de cabeza, dificultad para respirar, trastornos en el período menstrual y coagulación sanguínea.

“Es decir que la menstruación se vuelve loca, lo cual conlleva a tomar otras hormonas para intentar regular el periodo y esto podría terminar en un infarto fulminante. Igualmente, existe el riesgo en las mamas a mediano plazo estimulando receptores de cáncer mamario y produciendo nódulos mamarios o cáncer”, expresa Pérez.  

El médico concluye que por los riesgos mencionados anteriormente para la salud, es que se debe recalcar en el uso responsable de este medicamento que causa en todo el mundo muertes femeninas prevenibles. 

  • 0.5 miligramos de levonorgestrel y 0.1 mg de estradiol contiene una PPMS.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus