•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Allan Porras terminó la secundaria, viajó de su natal Carazo a la ciudad universitaria de León, convencido de que lo suyo era  la ortodoncia, pues así lo había decidido con su mamá el año anterior. Porras cuenta que empezó la carrera de odontología con la idea fija en esa especialidad, pero sucedió que al poco tiempo empezó a coquetear con la cirugía dental y fue así como al culminar sus estudios generales de odontología, viajó a Canadá, donde cursó estudios de implantes dentales, además de trabajar en un programa especial dando clases de anatomía humana, dental y microbiología, de cuya experiencia aprendió mucho de varios maxilofaciales que trabajaban allí.

Una vez cumplida su misión, se vino a Nicaragua para estudiar la especialidad de cirugía maxilofacial en el Hospital Manolo Morales, de donde se graduó y posteriormente, logró abrir su clínica privada, en la que con mucha dedicación atiende a la población nicaragüense que llega en busca de una solución a sus problemas dentales. El doctor  Porras brinda sus servicios en la Clínica Vida saludable, donde atiende todo tipo de enfermedades, síndromes, traumatismos en la cavidad oral, así como también en el aspecto maxilofacial en general.

Acostumbrado a andar de boca en boca -por su trabajo- el doctor Porras se caracteriza por su alto sentido de solidaridad humana y por el amor que guarda al prójimo. Por eso, parte de su tiempo y de toda su experiencia la pone a disposición como voluntario de Operación Sonrisa, de la que es miembro desde al año 2009, con la que tuvo la oportunidad de participar en una brigada internacional como especialista maxilofacial para atender a la población de la República Democrática de El Congo, en África.

¿Qué aspectos comprende la cirugía maxilofacial?

El campo de la cirugía maxilofacial es bien amplio, comprende desde el diagnóstico, las patologías, condiciones de traumatismo, la parte orbital, nasal, todo el hueso de la mandíbula, hueso de maxila hasta la extracción de cordales, caninos, biopsias, entre otros.

¿Qué fue lo que más le impresionó de su experiencia en África?

En Kinsasha, República Democrática de El Congo, me impactó ver a muchos pacientes con labio fisurado y la mayor cantidad de tumores en la maxila que yo haya visto en mi vida, eran tantos que se tuvo que levantar una lista para hacer una brigada especializada para ver donde se podía referir, porque ese tratamiento es bien complejo, se tiene que hacer tomografías, reconstrucciones completas, no es solo mutilar el hueso del paciente y dejarlos sin mandíbula, hay que reconstruir esa mandíbula y todo ese tratamiento es bien caro, me impresionó mucho.

¿Y aquí en Nicaragua?

A través de Operación Sonrisa he visto casos impresionantes, pacientitos que nacen con labio fisurado, pero que después de entrar al quirófano con el labio abierto, salen bien. Inmediatamente hay madres que se sueltan a llorar, a veces ni los reconocen y cuando son mayores y se les pone un espejo, uno ve la reacción de ellos, es impresionante, yo considero que eso es lo mejor que podemos dar.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción de su profesión?

Poder contribuir a ayudar a estas personas, yo pienso que donando tiempo, experiencia y tratamiento, es parte de lo que debemos hacer. Considero que cada profesional debe vincularse a vivir haciendo tratamiento no solo para recibir dinero, al menos esa es mi perspectiva, me satisface que con mi profesión puedo ayudar a muchas personas.

¿Cuáles son los avances en tratamientos más novedosos en odontología?

En tecnología el avance es la imagenología, gracias a esto  podemos tener una réplica del cráneo o de la mandíbula de un paciente. Se le manda una tomografía tridimensional reconstructiva al paciente, se manda a una empresa en el extranjero y ella nos envía una réplica  exacta, a escala y luego nosotros hacemos la cirugía en el modelo, después podemos hacerlo con exactitud en el paciente.

¿Por qué la gente le teme a las cirugías?

La cirugía es una cosa que los pacientes siempre quieren evitar, porque saben que lo tengo que anestesiar, pueden incurrir en dolor, obviamente nadie se quiere hacer una cirugía, sin embargo, es una necesidad. Si no la hace la repercusiones pueden ser mayores, pero ahora en la clínica tenemos la gran ventaja de ofrecer sedación consciente, contamos con todas las condiciones en el quirófano para eso, tenemos un anestesiólogo autorizado por el Minsa.

Un recuerdo de su infancia es…

Cuando era niño, la familia era más unida, ahora mi hermana vive en Canadá, otros viven en el extranjero, siento que la familia se hizo un poco más pequeña, antes salíamos, nos visitábamos, permanecíamos más tiempo juntos.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Soy muy creyente, entregado a la obra del señor Jesucristo, me congrego para leer la Biblia, orar, predicar el evangelio, llevar una vida  sana.

¿Cómo se define usted  en tres palabras?

Una persona creyente, que ama a Dios sobre todas las cosas, sincera, responsable y al que le gusta la innovación. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus