•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se llama cistitis a la infección de la vejiga que puede también afectar la uretra, el conducto por donde sale la orina. Dentro de los síntomas más frecuentes se presentan: ardor  o dolor al orinar, sensación de que queda más orina en la vejiga (tenesmo vesical), necesidad de orinar con mucha frecuencia, pero en cantidades pequeñas de orina (Polaquiuria), emisión de orina con sangre (Hematuria) e incontinencia de orina, según explica la ginecóloga Elieth Rueda.

¿Cómo se produce?

Las infecciones urinarias bajas suelen provocarse por contaminación a partir de los gérmenes de la materia fecal. Generalmente se producen por una técnica inadecuada de higiene luego de la defecación en la que se arrastra materia fecal hacia adelante, es decir hacia los genitales, dice Rueda. “Los gérmenes habituales del contenido intestinal tienen la capacidad de infectar la uretra y luego ascender a la vejiga donde se produce una infección llamada cistitis”, expresa la especialista.

También, es frecuente que se produzcan infecciones urinarias durante el inicio de la vida sexual activa, ya que EN las relaciones sexuales se puede irritar la uretra y la vejiga, sobre todo si se tienen relaciones con la vejiga llena de orina. Como consejo de la experta, ante los síntomas de una infección urinaria, la consulta no debe demorarse. Si bien, lo ideal es consultar con el ginecólogo, muchas veces resulta más fácil lograr una consulta con el médico clínico o con el especialista en medicina familiar. Cualquiera que sea la especialidad del facultativo, este cuadro es de fácil diagnóstico y tratamiento, por lo que se debe priorizar la rapidez en la consulta.

Tratamiento

La mayoría de las veces los síntomas relatados por la persona son suficientes para arribar al diagnóstico e iniciar el tratamiento. El médico solicitará un análisis de orina llamado urocultivo que logrará detectar la presencia de bacterias en la orina. Las infecciones urinarias bajas no complicadas suelen requerir un tratamiento breve con antibióticos específicos de entre 3 y 5 días. Si existe fiebre, sangrado o se presentan infecciones urinarias a repetición, el tratamiento suele ser más prolongado.

¿Crónica?

Las infecciones urinarias por gérmenes comunes no se hacen crónicas. Sin embargo, existe una situación llamada cistitis a repetición, en la que ocurren tres o más episodios de infecciones urinarias bajas en el término de un año. Ante esta situación es necesaria la consulta a especialistas como el urólogo y el infectólogo quienes investigarán los factores predisponentes y eventualmente recomendarán un tratamiento preventivo.  Esta situación no debe confundirse con una infección que no curó con un cierto tratamiento y reapareció rápidamente al terminar el mismo. Sería el caso de una persona que toma un antibiótico por el tiempo insuficiente o ha recibido un antibiótico inadecuado, o cuya infección está originada por una bacteria resistente al antibiótico utilizado, puntualiza la ginecóloga.

5 tips para prevenir cistitis

1. Aseo

Tras defecar, limpiar la región anal con agua y jabón hacia atrás, nunca hacia adelante.

2. Papel sanitario

Deslizar el papel higiénico desde adelante hacia atrás, una sola vez cada trozo.

3. ¡No aguantarse!

Orinar cada vez que se sientan deseos, no retener la orina.

4. Hidratación

Tomar una cantidad adecuada de líquidos, sobre todo agua (2 litros al día).

5. Importante

Para prevenir esta y otras complicaciones, hay que orinar antes de tener relaciones sexuales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus