Paula Andrea Arce de Chamorro
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando tenemos hijos o hijas con obesidad el asunto es de paciencia, inteligencia y perseverancia,  los niños son seres especiales y por tanto el manejo es diferente, te recomiendo lo siguiente:

MANTENER UNA BUENA COMUNICACIÓN: es necesario que los padres tengamos una plática con nuestro hijo o hija  acerca de la importancia de tener un peso saludable de acuerdo a las características propias de cada persona, reconociendo que hay distintas genéticas, que algunas personas son de estructura más pesada y otras no, teniendo en cuenta que  podemos ser de diferentes tipos, formas y con distribución corporal distinta y todo esto es normal. No necesariamente tendremos el mismo cuerpo que el de la revista o seremos como la amiga o la prima.

APOYAR CON CAMBIOS A NIVEL FAMILIAR: Los niños y niñas aprenden lo que ven y dependen de lo que se les ofrece,   se deben implementar cambios a nivel familiar en  lo que se compra, lo que se prepara y la forma de hacerlo.

CONTROLAR LA CANTIDAD DE AZÚCAR: El exceso de azúcar es uno de los errores más frecuentes en la alimentación de los niños obesos, esta se encuentra en los jugos envasados,  gaseosa , frescos muy dulces, reposterías, postres , galletas , pudines , helados , etc.

LIMITAR LAS FRITURAS: a los niños les encantan las frituras,  las comen con frecuencia y se les ofrece por su fácil preparación, limitarlas a una o dos veces por semana es lo ideal.

ASEGURAR MERIENDAS SALUDABLES: Estructurar la alimentación de los niños incluye vigilar lo que comen en el colegio, la lonchera saludable es lo ideal.

PROMOVER CINCO TIEMPOS DE COMIDA: Los niños están en fase de crecimiento y por tanto es necesario que coman de forma ordenada, tres tiempos de comida fuertes, alternados con dos meriendas, todos estos tiempos deben ser muy saludables, con adecuada cantidad de proteínas,  pocas grasas,  carbohidratos saludables y suficiente cantidad de fibra en vegetales y ensaladas .Los niños no deben sentir hambre.

FACILITAR HORARIOS DE SUEÑO ADECUADOS: Un niño que duerme adecuadamente, tiene mayor control sobre los dulces y estará más dispuesto a realizar cambios.

ACOMPAÑAR EN EL PROCESO: Los padres debemos acompañar a los niños en  los cambios de su estilo de vida, estimulándolos de forma positiva, reconociéndoles los logros,  entendiéndolos desde su postura de niños y fomentando los cambios día a día.

PROMOVER LA ACTIVIDAD FÍSICA: Es necesario facilitarles a los niños espacios para la práctica deportiva, para salir a caminar , a jugar , al igual que limitarles el tiempo que permanecen frente a una pantalla.

BUSCAR APOYO SI ES NECESARIO: en algunos casos la asesoría nutricional es indispensable y a veces el  acompañamiento de tipo psicológico es útil para poder lograr el éxito.

Los niños obesos dependen del apoyo incondicional y amoroso de los adultos que les rodeamos para poder mejorar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus