•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La leche fría con cacao es un clásico que ha ido ganando adeptos año tras año. Pero el cacao es un alimento versátil con el que se puede preparar una gran cantidad de platos y bebidas.

Un ejemplo es este “smoothie”, receta de la bloguera y youtuber Isasaweis. Para prepararlo se necesitan dos plátanos, una cucharada de cacao, media cucharadita de miel o de sirope de agave, una taza y media de leche de almendra, una pizca de canela y una cucharadita de sésamo o bien de almendra molida.

También María Izquierdo, profesora titular de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona y miembro del comité científico del Observatorio del Cacao, recomienda para esta época del año un batido frío de frutas, avena y cacao.

“El cacao natural se puede incorporar de muchas formas a la dieta: en batidos de frutas, en mezclas de cereales naturales de desayuno, con distintos tipos de leche y bebidas vegetales, etc.

Lo importante es que nuestra alimentación sea variada, con el mayor número posible de alimentos diferentes. Así, nos aseguramos de que se cubran nuestras necesidades de energía, de nutrientes y también de compuestos bioactivos o fitoquímicos”, indica.

La especialista explica que “el cacao contribuye a que nuestra dieta sea más rica en polifenoles, unos compuestos bioactivos que han demostrado, tanto en estudios experimentales como en humanos, su acción favorable sobre la salud”.

Recomendado para la salud cardiovascular

“Son especialmente beneficiosos para la salud cardiovascular, si bien se están obteniendo datos muy interesantes en otras enfermedades crónicas, como son las neurodegenerativas”, precisa.

La profesora Izquierdo aclara que los polifenoles del cacao tienen aprobada una alegación de salud por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que hace referencia a la regulación de la tensión arterial por parte de estos compuestos.

“Esto nos indica que la relación cacao y salud cardiovascular está muy consolidada, aunque siempre es necesario seguir investigando”, subraya.

En este sentido, Izquierdo señala que este tipo de alegaciones no son fáciles de obtener “ya que es necesario demostrar, a través de estudios científicos sólidos y serios, el efecto que un determinado alimento, nutriente o compuesto activo puede ejercer sobre la salud”.

En los últimos tiempos, al cacao se le ha considerado un superalimento. En este sentido, Izquierdo comenta: “el uso de la palabra “superalimento”, derivada del término anglosajón “superfood”, se ha popularizado en el lenguaje cotidiano para referirse a alimentos muy ricos en ciertos nutrientes y fitoquímicos, los cuales ejercerían efectos beneficiosos sobre la salud”. Sin embargo, aclara que no existe ninguna definición técnica ni legal de “superalimento”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus