María Joaquina Sánchez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las malas y forzadas posturas, movimientos repetitivos y las posiciones fijas a largo plazo en las jornadas laborales, con el paso de los años causan problemas físicos potencialmente discapacitantes o que pueden ser irreversibles si no se tratan a tiempo. A estos males se les denomina Desórdenes Músculo-Esqueléticos (DME), según señala la doctora Karla García, los cuales advierte que son una de las principales enfermedades laborales en nuestro país.

García destaca que la afectación más común en el hombre es el de columna vertebral y en la mujer ocurre en las extremidades superiores, por ejemplo el síndrome del túnel carpiano.

Además, manifiesta que los DME son prevenibles y que el primer síntoma que puede sentir nuestro cuerpo es la incomodidad, seguida de la aparición de fatiga persistente y finalmente, debilidad muscular.

Recomendaciones

La doctora García nos comparte algunas recomendaciones de cuidado para prevenir la enfermedad:

1. Hacer actividad física por lo menos tres veces a la semana, durante 45 minutos.

2. Asistir a piscinas para relajar los músculos y poner en movimiento los brazos y piernas.

3. Al dormir, hay que hacerlo en posición fetal o de lado y no usar almohadas gruesas para apoyar la cabeza.

4. Evitar movimientos rápidos y continuos en miembros superiores.

5. No agacharse doblando la espalda, sino flexionado las piernas.

6. No mantener el cuello flexionado hacia abajo, cuya inclinación es muy usada durante el manejo de los celulares.

7.  Si se está trabajando, los pies deben estar pegados a la superficie del suelo.

8. La altura del monitor debe estar a nivel de los ojos, para no flexionar tanto el cuello.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus