•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La música es el  alimento para nuestro cerebro y también para nuestra alma, en ella podemos encontrar tranquilidad, serenidad, melancolía y un sinnúmero de emociones que nos transportan a lo más sublime de nuestro ser. La música es el arte que ha acompañado al ser humano desde los comienzos de la historia, pero no estamos hablando de cualquier tipo de música, hablamos de la música instrumental.

Esta surgió a partir de imitar los sonidos provenientes de la naturaleza para poder armonizar nuestro interior, la música instrumental es todo lo contrario a una canción, debido a que en ella no existe letra, tampoco se encuentra alguien que interprete la melodía, solamente existe el sonido de gran diversidad de instrumentos, ya sea cuerda, violín, piano, etc. que van coordinados de acuerdo a ciertos elementos como la armonía, tiempo y ritmo.

Cuando nosotros escuchamos la melodía de una pieza rápidamente reaccionamos e identificamos el ritmo, la velocidad o el tono. Con estos elementos, la persona puede asociar los sentimientos de la felicidad o la tristeza sin importar la cultura, el género o la edad. La música tiene la capacidad de hacernos reír, llorar o sonreír.

Según el docente Ojam Linchff, la música instrumental brinda a sus oyentes la liberación de los pensamientos y genera la retroalimentación al espíritu creativo para cada persona.

Linchff trata de que sus estudiantes cumplan con los objetivos para que cada uno de ellos desarrolle habilidades y destrezas, fomentando en estudiantes pensamientos de análisis y crecimiento personal, con el fin de que ellos aprecien el arte de la musicalidad.

Musicoterapia

Indudablemente la música instrumental es uno de los géneros más bellos y asombrosos, llega a lo más profundo y es por eso que muchos expertos han demostrado que estas melodías pueden generar grandes beneficios en la salud de una persona.

La música puede estimular nuestros sentidos dependiendo de la melodía que estemos escuchando y esta puede cambiar nuestro estado de ánimo haciéndonos sentir tristeza o alegría, cada nota musical es captada por nuestro cerebro en el cual las interpreta de la mejor manera.

La música instrumental tiene la capacidad de poder tratar diversos males tal como es el caso del insomnio, estrés, dolor de cabeza, depresión, ansiedad y muchas otras afectaciones.

La música con ritmos fuertes hace que la concentración permanezca más aguda y los pensamientos alerta, en cambio si uno escucha música suave la concentración dura más tiempo y promueve un estado de calma y meditación, también la música genera el aumento del optimismo porque gracias a ella recordamos momentos felices, pero también aumentamos la autoestima y la confianza en nosotros mismos.

Ahora podemos sentarnos a disfrutar de una composición llevada a cabo únicamente por los instrumentos que nos harán sentir en un ambiente de tranquilidad y armonía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus