END
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde antes de poner el alimento en la boca, el sistema digestivo comienza a trabajar generando mayores cantidades de saliva. Al iniciar la masticación, el alimento se muele e impregna de enzimas como la amilasa y la lipasa, que favorecen una correcta digestión. La saliva lubrica el alimento; así transita mejor por el esófago.

Los zumos y batidos son muy concentrados en macro y micronutrientes. Para digerirlos de forma óptima y obtener sus beneficios hay que "comerlos" con calma, explica Belén Dussaubat, experta en nutrición que colabora en el sitio web Mujer.

Salivar

La digestión de los azúcares y de las grasas comienza en la boca. Mezclar con saliva cada sorbo de zumo o batido permite iniciar el proceso digestivo con mayor eficiencia, con una mejor sensación física al comer, evitando fermentación e inflamación intestinal y estomacal, y consiguiendo mayor aporte de energía de sus azúcares, nutrientes y antioxidantes.

Algunos de los beneficios de comer lento son: para mantener un peso adecuado, porque se da tiempo para producir sensación de saciedad. Buen metabolismo, porque la masticación está relacionada con el movimiento de la comida en el tracto digestivo; y menos estrés, ya que comer despacio y disfrutar la comida mejora los niveles de estrés.

Tips para comer lento


-Hacer un alto en los horarios de comida, y conectarse con los alimentos, sus olores, sabores y texturas al menos 2 veces al día.

-Si se tiene poco tiempo, elegí comer menos pero bien, tranquilamente.

-El comer solo aburre y uno se apura. Se recomienda entonces leer algo que baje revoluciones y disfrutar la comida.

-En una comida, acostumbrarse a hacer pausas: masticar, conversar, disfrutar y sonreír.

-Comer en lugares ventilados o con vista a la naturaleza. Conecta con el ritmo sin apuro de la naturaleza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus