•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La doctora Marina Morales Espinoza es muy conocida por su labor  en el cuido de la salud de  los niños como especialista en pediatría y neonatología, profesión que desarrolla desde hace más de 22 años.

Pero desde febrero de este año,  la doctora Morales Espinoza empezó una nueva faceta en su vida al ser electa presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Pediatría, (Soniped). La nueva presidenta, no oculta su entusiasmo y orgullo por haber roto la vieja tradición de siempre elegir hombres al frente de esta organización.

“Fui elegida en Asamblea General de la Sociedad  Nicaragüense de Pediatría por el voto secreto de los delegados de los departamentos y regiones de Nicaragua, esta es la primera vez en toda la historia de la Sociedad  que la presidencia corresponde a una mujer, me siento orgullosa y agradecida con mis colegas, porque esta es una forma de demostrar el compañerismo que hay entre nosotros”, sostuvo la doctora Morales Espinoza.

¿Cuáles son los obstáculos que enfrentan los pediatras en Nicaragua?

Por las distancias, tenemos dificultades para mantener estrecha comunicación con los pediatras de todos los departamentos, pero a pesar de eso tuvimos una buena convocatoria en este congreso,  ya que hubo  participación de  gente que vino de Jalapa, Waslala, San Carlos,  Isla de Ometepe, Regiones Autónomas del Norte y del Sur y obtuvimos la colaboración de algunas empresas que nos ayudaron a distribuir la propaganda de esta actividad. La parte económica es difícil porque para ir a lugares lejos, hay que pagar viáticos y gasolina, y las personas que participamos en esto no recibimos ninguna retribución, es algo que se hace de manera voluntaria.

¿Cuántos miembros tiene la Soniped?

Somos entre 700 y mil pediatras en Nicaragua y considero que de todas las asociaciones de especialistas, la de los pediatras es la que tiene mayor convocatoria, somos un gremio muy unido y muy dado al estudio, la docencia,  la investigación científica y la publicación de artículos de investigación.

¿Qué metas tiene para cumplir en estos dos años de presidencia?.

Mi meta es que cada región tenga su capítulo de pediatras porque esto fortalece la sociedad, es decir, en un lugar puede haber 10 pediatras, pero si no están unidos el trabajo se hace más difícil, todos los pediatras en Nicaragua somos muy entusiastas. Queremos una sociedad que se proyecte en la población de manera positiva, y que nos vean como una herramienta de ayuda en casos extremos como desastres naturales, epidemias  y en la cotidianeidad, en la consulta diaria que tienen los padres de familia.

¿En qué le beneficia a un pediatra estar agremiado?

Bueno, un beneficio es que tenemos una sociedad que tiene 75 años de existir, tenemos proyectos de crédito en los bancos, programas de descuentos en los comisariatos, pertenecemos a organismos internacionales de pediatría, Asociación Latinoamericana y  Academia Americana de Pediatría y todo eso enriquece el currículo de los pediatras, porque cuando un pediatra presenta su currículo, se toma en cuenta a qué organizaciones pertenece y pertenecer a la Sociedad Nicaragüense de Pediatría tiene peso.

¿Qué labor social realizan como gremio o practican a nivel individual?

De forma individual, en cualquier actividad que uno de los miembros pueda participar tiene la facultad de hacerlo a nombre de la Sociedad Nicaragüense de Pediatría. A través de la Sociedad estamos presentes en conferencias y en traer especialistas del extranjero para entrenar a nuestro personal.  Pertenecemos a diferentes grupos que trabajan en beneficio de la población, por ejemplo nos sumamos al grupo que está promoviendo la aprobación de una ley antitabaco en Nicaragua, también hacemos actividades para promover la lactancia materna y tenemos una red activa de educación médica continua, tanto para la población como para el personal médico.

¿Cuál considera usted es el aporte de los pediatras a la sociedad nicaragüense?

No es porque yo sea pediatra, siempre he considerado que la especialidad de pediatría es la mejor de todas las especialidades porque es difícil manejar a un niño. Un niño que muchas veces no sabe expresar su dolor, sus molestias, es motivo de angustia para la familia,  los pediatras, aparte de estudiar esta especialidad, ya venimos con ese carisma de poder apreciar en un niño  qué lo está afectando, su bienestar y darle una solución.

¿Qué hace la Soniped para velar por la ética profesional?

En relación a los pediatras, siempre hemos sido éticos, y lo puedo decir con toda seguridad, estamos tratando de integrarnos al movimiento  para que en Nicaragua se pueda establecer la ley del colegio médico, que a nosotros nos interesa bastante, porque allí hay un aspecto que habla sobre la ética médica y eso no solo es un instrumento para acusar a un médico sino también para defenderlo, para demostrar que el trabajo está bien hecho, estamos  participando en las reuniones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus