•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El riesgo de sufrir un infarto lo corremos todos, no importa la edad ni el sexo, por lo tanto, la prevención es el secreto para una buena salud cardiovascular. Así que es hora de ponerte la mano en el corazón y empezar a hacer ejercicios que lo fortalezcan.

Lo que no hagás hoy, no podrás hacerlo mañana. Hay que incorporar más hábitos saludables día a día...

Antes de que preparés tu lista de excusas, sustituí el "no puedo" por el "quiero".

Aquí te compartimos los seis ejercicios primordiales para alcanzar este objetivo..

Senderismo

Una de las actividades físicas más básicas que podés hacer. Es un ejercicio de intensidad ligera-moderada, recomendado en los programas de rehabilitación cardiaca. No necesitás estar en buena forma para practicarlo. Conforme pase el tiempo, podrás aumentar distancia e intensidad.

Natación

Forma parte de los ejercicios isotónicos o dinámicos recomendados para los enfermos del corazón, debido a que en su ejecución se mueven grandes masas de músculos de todo el cuerpo y suben con menos brusquedad la tensión y el pulso". En definitiva, es un deporte muy aconsejable para todos, pero también hay que tener en cuenta sus riesgos: mejor piscina que mar, la temperatura debe estar entre 25 y 30 grados y en las personas con problemas de corazón está contraindicado el estilo mariposa.

Ciclismo

Es un ejercicio que, "practicado con regularidad y a una intensidad adecuada, moviliza los músculos de las piernas, caderas y glúteos (en cuestas y pendientes también trabajan los de la parte superior del cuerpo) y además actúa de forma positiva sobre los factores de riesgo", recoge la Fundación del Corazón. Tan solo 20 minutos al día de ciclismo a una intensidad moderada (hay que empezar suave e incrementar progresivamente el ritmo) tienen un impacto muy positivo sobre nuestro organismo.

Aeróbic

El archiconocido aeróbic tiene múltiples beneficios cardiovasculares. Desciende la frecuencia cardiaca en reposo y durante el ejercicio, aumenta el tamaño de las cavidades del corazón (con lo que mejora su capacidad de llenado), fortalece el músculo cardiaco y favorece la prevención de enfermedades cardiacas". Puede practicarse en diferentes niveles de intensidad y del tipo de grupo al cual va dirigido: de bajo impacto para las personas mayores y de alto impacto para la gente joven.

Tai Chi

Muy popular entre las personas mayores, pero adecuado para todo el mundo, el Tai Chi es un tipo de gimnasia china que además "mejora la calidad de vida de las personas con insuficiencia cardiaca,esto lo confirmaron en base a un estudio de la Universidad de Harvard. Se realiza tomando una serie de movimientos lentos y coordinados, en los que la relajación es una parte muy importante del proceso. Gracias al Tai Chi mejorarás el equilibrio, la flexibilidad, la concentración y, por supuesto, tu sistema cardiovascular.

Yoga

Por último, que no menos importante, está el Yoga. Un ejercicio cardiosaludable en el que toman especial importancia la flexibilidad y la concentración. Es una práctica deportiva adecuada para todo el mundo. Eso sí, siempre adaptada a nuestro nivel y bajo supervisión de un experto durante la fase de aprendizaje.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus