•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rascar la piel cuando te pica puede convertirse en una de las actividades más placenteras de nuestra vida. Sin embargo, a veces puede convertirse en un hábito que nos puede traer consecuencias irreparables, y aquí te las ponemos de manifiesto.

1. Que nuestra piel se irrite. Esos antiestéticos parches y enrojecimiento pueden arruinarnos hasta el look más elegante.

2. Inflamación. Cuando nos rascamos de forma excesiva nuestra piel puede llegar a inflamarse.

3. Sangrado. Las heridas son una de las consecuencias más graves de rascar nuestra piel de forma compulsiva.

4. Marcas o cicatrices: Después del sangrado, se forman postillas, cicatrices y marcas en nuestra piel que estarán con nosotros de por vida.

Muchas son las causas por las que puede picarnos la piel, pero muy pocos de nosotros las conocemos. La más común de todas es, sin duda, la mala hidratación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus