•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La eyaculación femenina es un parafenómeno de la respuesta sexual femenina como puede ser la sudoración o la contracción muscular intensa del suelo pélvico en el momento del orgasmo, explica el doctor Francisco Cabello Santamaría, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología.

El sexólogo sostiene que existen dos causas que explican por qué algunas mujeres dicen no eyacular. Por un lado, la eyaculación retrógrada, por la que parte del fluido que se emite va hacia la vejiga y por otro, que se eyacule una cantidad imperceptible, “todas las mujeres eyaculan, pero en pequeñas cantidades”. Desmitificando la eyaculación femenina

Norma Román Urtiz, psicoterapeuta y terapeuta sexual, manifiesta que la imagen de la mujer eyaculadora transmitida desde el mundo de la pornografía en la que la cantidad de líquido eyaculado puede medirse en una taza es la menos frecuente.

Cabello explica que las cantidades varían bastante en las muestras tomadas por distintos autores, desde 50 mililitros hasta lo más habitual, que son unos 4 mililitros. “Pensamos que cuando se eyacula mucho se debe a que por motivos congénitos, las glándulas son más grandes que las de la mayoría”, aclara.

¿Cómo se logra? La psicoterapeuta advierte que no hay un método específico para eyacular aunque “se ha estudiado que cuanto más se estimule la zona parauretral, es más probable que aparezca”, y que habitualmente se logra a través de la estimulación de la zona del punto G , que se encuentra alrededor de tres centímetros en la parte anterior de la vagina.

¿Es posible eyacular sin tener un orgasmo? Sí, se puede emitir gran cantidad de fluido sin tener un orgasmo, concluye Cabello y matiza, “la gente que habitualmente tiene la sensación de eyacular, suele considerar que cuando el placer es mayor se eyacula de forma más intensa”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus