•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es novedad mencionar que los niños son una especie de esponjita, absorben todo de sus padres. Por ende, la responsabilidad de que un niño practique buenos hábitos alimenticios dependerá del estilo de vida que en el hogar se lleve.

Una buena alimentación es equilibrada, variada y proporcionada. La nutricionista Lucía Bultó admite que el objetivo de una buena alimentación infantil es que el niño coma bien para que su crecimiento sea completo y adecuado.

“Debemos darle el material que necesita para llegar a la talla y al peso correspondiente a su edad de una manera saludable”, considera la especialista. La primera infancia es determinante en el aprendizaje de hábitos saludables, y la edad escolar es un periodo importante en la implementación de pautas alimentarias correctas, que serán decisivas a lo largo de la vida.

Sin embargo, es justamente la merienda escolar uno de los aspectos que con más frecuencia descuidan los padres.

Los especialistas recomiendan que una merienda nutritiva incluye todos los nutrientes esenciales para ese niño que está en pleno crecimiento; los alimentos deben contribuir al mejor desarrollo y bienestar del estudiante. Debe contener lácteos, frutas, agua y cereales.

Por su parte, Farah Eslaquit, especialista en nutrición fitness, asegura que la manera ideal de promover nuevos y buenos hábitos alimenticios es siendo creativos en la preparación de los platos de tu hijo, y advierte que lo recomendable es que el 75% de los alimentos que se consuman sean naturales y no procesados.

Existen algunas alternativas que son nutritivas para una merienda saludable, las cuales evitarán que tu niño se aburra o consuma comida chatarra. En la lonchera, Eslaquit sugiere evitar los juguitos de caja y alimentos fritos, como nuggets o salchitas fritas, en cambio propone preparar tus propios nuggets con pollo o pavo molido.

¿Cómo? En un procesador poné las pechugas crudas, agregá cebolla y chiltoma, un poco de linaza y avena en hojuelas y hacé una masa. Podés freír con aceite de coco, en poca cantidad. Y agregale una salsa de tomate natural, endulzada con un poco de miel de abejas, si les gusta el toque dulce. “Que lleven siempre una fruta y una botella con agua”, recomienda. En los supermercados podés encontrar barras de cereal que contienen un bajo contenido de azúcar y que son fáciles de masticar, este tipo de barras son un buen sustituto de las golosinas, ya que son dulces y crujientes, además, poseen minerales, vitaminas y fibras que son necesarias para los niños.

Reglas

1. Moderación. Las cantidades a ingerir no deben ser excesivas, para evitar el exceso de calorías o anular el hambre en el almuerzo. Se debe cuidar tanto el tipo de alimentos como la ración de los mismos.

2. Digestión. Evitá que la merienda interfiera en el proceso de digestión de la comida del mediodía. Debe estar lo suficientemente alejada de la misma y no tomarse demasiado tarde para evitar que el niño no tenga hambre a la hora de la cena.

Fijate en los siguientes alimentos que la especialista en nutrición fitness aconseja evitar y reemplazar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus