EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Al igual que los ancianos, los niños constituyen un segmento de la población especialmente vulnerable a los efectos del sol”, explica la pediatra Pepa Mellado, quien hace hincapié en que son los menores de cuatro años y los lactantes los que están más expuestos. Las altas temperaturas afectan de manera distinta a mayores y pequeños. En este sentido, la pediatra señala que los niños necesitan mucha hidratación porque están constantemente en movimiento, lo que provoca que reciban mucho calor, sobre todo en la cabeza. Si los niños se encuentran al aire libre, la experta hace una serie de recomendaciones:

• Darles líquido en poca cantidad, pero de forma frecuente.

• Evitar que estén a pleno sol y organizar actividades en la sombra.

• Refrescar con agua la cabeza, que siempre debe estar protegida.

• Las prendas de vestir han de ser ligeras, de colores claros y tejidos transpirables como el algodón. En cuanto al calzado, mejor optar por zapatos de lona o sandalias, para prevenir las ampollas.

Es necesario usar protección solar todos los días, “también a final del verano”. Aplicarla por toda la piel entre 20 y 30 minutos antes de la exposición al sol. En los meses más calurosos, mejor no tomar platos muy calóricos y dar protagonismo a frutas y verduras.

Quemaduras

Proteger la piel de los más pequeños es esencial todos los días del año. Sin embargo, en temporadas de fuerte exposición solar extremar la precaución es fundamental para evitar las nocivas quemaduras. Mellado destaca que las pieles más pálidas y pecosas son las que presentan más riesgo.

La playa o la piscina forman parte de las vacaciones de muchos niños. En estos espacios, la doctora aconseja a los padres bañar a sus hijos a ratos en el mar y secarlos un poco al sol, para después ponerlos en la sombra. “En todo el día, que estén al sol una hora o dos, y siempre protegidos”, subraya la pediatra. Asimismo, advierte de que si el menor va a jugar en la arena, debe hacerlo con camiseta y gorra.

“Lo más importante en una quemadura solar es prevenirla”, asevera Mellado, quien afirma que en el caso de que se produzcan, hay que hidratar mucho la piel de los niños.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus