•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si estás alimentándote bien, bajando de peso y haciendo ejercicio con esmero, pero tu cuerpo está cansado, algo podría estar mal. La nutricionista deportiva, Nancy Clarck, dice que cuando las mujeres están cansadas y no saben la razón, “empiezo a observar su consumo de hierro”.

Aclara, que es posible que exista otra causa latente del agotamiento, como el estrés, la presión incluso las fluctuaciones hormonales, que pueden llegar a hacerte sentir indiferente.

Sin embargo, no hay razón para un desanimo. Aquí te presentamos seis aumentadores de energía que el sitio Prevention propone consumir para mantener las pilas cargadas durante todo el día. 

Más: 7 razones para evitar el consumo de bebidas energizantes

Ácidos grasos omega 3

El consumo más elevado de omega 3 fue asociado a porcentajes más bajos de depresión en un estudio realizado en los Países Bajos con cerca de 4,000 personas. “Esto sugiere que hay un efecto directo del compuesto ácido graso en el comportamiento”, explican los investigadores. Otros estudios han encontrado que las personas cuya persistente depresión no pudo ser regulada por los medicamentos se sintieron mejor cuando tomaron sus medicinas acompañadas de suplementos de aceite de pescado.

De acuerdo al Global Healing Center, los dos ácidos grasos esenciales que el cuerpo humano no produce son el ácido graso Omega 3 y el Omega 6, que son importantes para el desarrollo del cerebro, el funcionamiento del sistema cerebral y la regulación de la presión arterial. 

Por eso, la Sociedad Americana del Corazón recomienda una dieta en donde se consuma al menos dos veces por semana, pescado con este tipo de grasa como es el salmón, arenque, sardinas y atún.

Jengibre

Para los dolores de cabeza que están relacionados con el estrés y la tensión, la indigestión o la congestión nasal, una posible solución sería masticar un pedazo de jengibre fresco del tamaño de una moneda de cincuenta centavos durante 20 minutos, sugiere la doctora en napatría, Rosita Arvigo. Así podrás experimentar un alivio hasta por 90 minutos, después, masticá despacio un pedazo de jengibre fresco cada 2 o 4 horas según tu necesidad, o probá tomar un té de jengibre, para prepararlo solo tenés que hervir 2 cucharaditas de jengibre rallado en 1 ½ de agua por 5 minutos. El jengibre es recomendado para lograr la relajación de los músculos alrededor de las sienes e incrementa el flujo de sangre. También actúa como un analgésico suave.

Hierro

Una alimentación que incluya algo de carne roja magra, muslos de pollo o barras de energía o cereales enriquecidos con hierro dice Clarck, por lo general te proveerá el hierro suficiente para el transporte del oxígeno a los músculos que se ejercitan, ayudando a prevenir la fatiga.

Multivitamínico con hierro y zinc

Una gran energía proviene de comer bien todos los días. Debido a que eso no siempre es posible, tomar regularmente un suplemento de vitaminas y minerales múltiples, es como un seguro adicional que recomiendan los expertos. “Obtener la cantidad suficiente de hierro en tu dieta es esencial para a energía. Para las mujeres premenopáusicas es una buena idea tomar un suplemento que lo contenga”, dice la nutricionista Christine Rosenbloom. 

Proteína

No te brinda la mejor descarga de energía que obtenés de una naranja o una rebanda de pan de harina integral, pero si puede proporcionarte un poder más duradero. “La proteína tiende a mitigar la elevación del azúcar en la sangre después de una comida o un refrigerio, lo que ayuda a prolongar la energía, dice Clarck, quien recomienda combinar proteínas y carbohidratos en cada comida y refrigerio. Además, el consumo de proteína, especialmente después de hacer ejercicio, también puede estimular la creación del musculo. La regla es: cuanto más musculo tenés, más calorías debés consumir.

Lea: La verdad sobre los energizantes

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus